KABLOONAS

KABLOONAS
Burial of John Franklin. Author: me

KABLOONAS

Kabloonas is the way in which the Inuit who live in the north part of Canada call those who haven´t their same ascendency.

The first time i read this word was in the book "Fatal Passage" by Ken McGoogan, when, as the result of the conversations between John Rae and some inuit, and trying to find any evidence of the ill-fated Sir John Franklin Expedition, some of then mentioned that they watched how some kabloonas walked to die in the proximities of the river Great Fish.

I wish to publish this blog to order and share all those anecdotes that I´ve been finding in the arctic literature about arctic expeditions. My interest began more than 15 years ago reading a little book of my brother about north and south pole expeditions. I began reading almost all the bibliography about Antarctic expeditions and the superknown expeditions of Scott, Amundsen, Shackleton, etc. After I was captured by the Nansen, Nobile and Engineer Andree. But the most disturbing thing in that little book, full of pictures, was the two pages dedicated to the last Franklin expedition of the S.XIX, on that moment I thought that given the time on which this and others expeditions happened, few or any additional information could be obtained about it. I couldn´t imagine that after those two pages It would be a huge iceberg full of stories, unresolved misteries, anecdotes, etc. I believe that this iceberg, on the contrary than others, would continue growing instead melting.



domingo, 11 de agosto de 2019

THE ARCTIC GRAVEYARD

Long time ago I started another of my mammoth projects, the ARTIC GRAVEYARD, a map which shows (or will show when finished) all the men and women killed or lost in "action" while participating in polar expeditions. It also includes the graves of those who were lucky to come back  home, or at least made it to die between the two polar circles at home or in the course of any other adventure.

I think this was the first "Geographical" project on which I began to work but for some reason it has been the last of all on seeing the light. Though it is far from being complete I have decided to publish it now and not waiting a minute more to finish it, a thing it would likely never happen.

Jonathan Dore, the polar specialist, did some months ago a huge contribution to the project forwarding me a map with lots of these "polar casualties". His work was mainly focused in the earlier centuries of polar exploration, precisely the most difficult area of the history to scan. You can imagine my face when he, a man I have never met in person, did that. What Jonathan, and other polar friends I have made in the course of the years I have been working on this blog, did are the kind of things which makes me keep on working amateurishly hard for all those who have interest in this things.

So, here it is the result of the combination of our join work. I hope you will like it and will amaze, the same I did before the impressive sight of all those places spreaded all over the world where so many died. It is also horrific thinking that a big number of those lost people were, and will, never  found.



I have deduced from my other previous works that a cooperative work is essential to give shape to this kind of projects. I have counted in the former ones with the disinterested and invaluale help of many polar enthusiasts which have assisted me to make more perfect and decent maps like the map which shows where the relics of the Franklin expedition are, the map which shows many of the polar memorials and other polar related elements which are spreaded all over the world and maybe the most ambitious of all, one which is aiming to show all the routes followed by the polar explorations of all times. You can visit them in the maps section of this blog and colaborate if you want. I can´t offer nothing in compensation but a "Thank you" in the box which bears the description of the pinned item.

Now it has come the time to honour those men and woman who lost their lives trying to reach the Arctic and Antarctic chimeras wherever they were or were located. Whenever it has been possible names and dates of those who died have been added to the description of the pins or to the labels, which only in some cases are accurately located. Many more death places will come in the future to fill some blanks but many others will likely remain unknown forever.

Now, let´s take a look to this particular worldwide Polar Hall of fame and amaze ourselves before the impressive dimensions of the tragedy which by definition is linked to the term "Polar exploration".

Enjoy it!!

viernes, 28 de junio de 2019

THE FORGOTTEN HEROES

A good number of times I have heard or read that more people died trying to find Franklin and his men than in the expedition itself, an affirmation which I have always thought was an exaggerated one.  

We have talked about that previosuly in this blog, but though I don´t have yet the precise figures of the men who died in the pack of expeditions which departed trying to locate the missing Franklin expedition, it is hard to imagine that the number of casualties during all of them could reach 129, which is a very big number.

Time ago, while reading the narratives of those searching expeditions, I was curious about those other graves which splashed the arctic scenario like those so famous of Beechey island. I started to compile the names of all those men, noting the date they died, the causes of their deaths, ranks, burial places, etc.

I wrote about Port Leopold, Dealy island, North Star Bay, Griffith island and other places trying to raise certain awareness about the men who lie there, thinking than in those remote places there were incorrupted bodies like the three from Beechey island. Graves, sometimes unlocated but which a day long time ago, beared forgotten names. Those names are not written in tombstones in the heads of their graves, sometimes because, as I said above, the burial sites are not located and in the rest of the cases because nobody has replaced the original and lost headstones for new ones, like happened with those of the Franklin men.

I am publishing the list here now, and will update these days because my intention is to finish it and convert it into an exhaustive one. My original intention was to publish an article about this subject but I have realised that surely this thing is never going to happen in the short term. 

Meanwhile, here is the list of those forgotten men who, in some cases, are sleeping, likely, uncorrepted in their lost graves there, in the north, very far from their houses and descendants. 



It is not clear however where I have to look to fulfill the incomplete lost. There is no uniform agreement regarding the expeditions which should be considered as "Searching expeditions" as such. There is an interesting article by W.Gillies Ross called "The Type and Number of Expeditions in the Franklin search 1847-1859" which adress the topic. I will look into the pages of the narratives of the following list wich is part of a data base on which I am working which gathers all the polar expeditions of all times. For now, the death toll reaches the not at all insignificant number of 39.



This project (the list of lost men who died while looking for Franklin) evolved in a more massive and ambitious one which I call the Artcic Graveyard on which I am trying to locate all the places where arctic and antarctic explorers died. To this task I have counted with the unexpected help of the polar expert Jonathan Dore who added to my already long list, a huge number of men. I hope to be able to publish this map here in my blog soon.  






jueves, 25 de abril de 2019

LOS POBLADORES DE LA ANTÁRTIDA

¿Los pobladores de la Antártida? ¿De verdad? 

No, no es posible. Si algo diferencia las regiones Árticas de las Antárticas es que las primeras han estado habitadas por seres humanos desde tiempos casi inmemoriales y las segundas no, al menos no desde que ambas son regiones heladas, algo que por otro lado no siempre fueron. Por eso, os podéis imaginar cual fue mi sorpresa al encontrar en Internet una publicación de 1904 llamada "Alrededor del Mundo" un artículo que ostentaba el desconcertante título:

"¿VIVE EN EL POLO SUR UNA RAZA DESCONOCIDA?
Lo que dice un explorador famoso.
Teorías curiosísimas.- Lo que significaría el descubrimiento de ese continente perdido"


Portada del ejemplar de "Alrededor del mundo" de julio de 1904 donde se encuentra el artículo objeto de esta publicación.
"Alrededor del mundo" era una revista ilustrada semanal muy popular y de carácter costumbrista que se publicó entre los años 1899 y 1930. Aunque en principio era de contenido generalista, se ocupó también de temas artísticos, curiosidades, ciencia, viajes, etc. 

Si hiciésemos caso de lo que se dice y creyésemos en la remota posibilidad de que fuera cierto lo que se enuncia en el artículo... ¿Habría entonces que rescribir la historia? o resulta simplemente que nos encontramos ante una de esas pamplinas producto de la desbordante imaginación de algún iluminado pseudo-periodista del momento? 

Puede, pero antes de hacer una valoración gratuita y desinformada de lo que tenemos ante nosotros, contextualicemos la noticia en la época en la que se publicó. Remontémonos en el tiempo al año 1904. ¿Que se sabía por aquel entonces acerca de la Antártida? Pues en realidad más bien poca cosa, porque fue justo durante aquellos años cuando se intensificó la exploración de esa porción de nuestro planeta tan desconocida por entonces como lo podría ser Marte. 

No es de extrañar por tanto, que al igual que Edgar Rice Burroughs hiciera allá por el año 1912 utilizando Marte como escenario para contar de forma muy vívida y creíble las aventuras de John Carter en su "serie Marciana", otros hicieran lo propio dando rienda a su inventiva empleando la tan últimamente de moda "Terra Incognita".

A Prince of Mars by Edgar Rice Burroughs
Desde el primer momento en el que se había puesto pie sobre la Antártida cuando, por desgracia y también por casualidad, en 1819 naufragó en sus costas el Navío de línea español San Telmo, tan solo se habían hecho algunas tímidas incursiones por el interior del continente. La exploración por tierra comenzó en 1897 con la expedición de Adrien de Gerlache en el buque de exploración Bélgica, sin embargo, el ser humano no se aventuró profundamente en el corazón de la Antártida hasta el año 1902, cuando en el intento por alcanzar el polo Sur, durante la expedición Discovery (1900-1902), Wilson, Shackleton y Scott alcanzaron los 82 º de latitud sur. A pesar de estos y otros intentos, allá por 1904, apenas se conocían más que porciones sueltas de su costa y el pasillo de la meseta antártica por el que Scott había avanzado penosamente unos años antes. 

Fue la segunda expedición a la Antártida bajo bandera británica denominada Southern Cross, realizada entre los años 1898 y 1900 y comandada por el Noruego Carsten Borchgrevink,  la que dio lugar aparentemente a alguno de los mitos que inspiraron al escritor de este curioso artículo. La expedición de Carsten fue la primera en adentrarse, aunque muy tímidamente, por el interior del continente por primera vez, llegó a alcanzar los 78 º S por la barrera de hielo de Ross

Seguramente, el entusiasmo de Borchgrevink, que llego a denominar a la Antártida como "otro Klondyke" nubló la razón de aquellos que le leyeron estimulando una insaciable imaginación que se proyectó en artículos como el que estamos analizando. Según el autor:

"...el famoso explorador antártico Carsten Borchgrevink dice estar convencido de que el gran continente antártico, ..., está lleno de maravillas y enigmas, de animales extraordinarios, de algún pueblo nuevo con nueva civilización, nuevas religiones y nuevas costumbres. Por estas razones, la exploración del Polo sur es infinitamente más importante que el descubrimiento del Polo Norte.

La posibilidad de encontrar seres humanos sobre un continente antártico es mucho más fascinadora que todos los misterios del Polo Norte, sobre todo cuando se tiene en cuenta que si existen allí veinte, cuarenta o cien millones de seres humanos cuya existencia ha sido hasta ahora desconocida, estos se han encontrado desde las mas remotas edades separados del resto del mundo, tan separados como pueden estarlo los habitantes de otro planeta."

Yo por el momento no he encontrado rastro de tales testimonios en boca de Carsten, pero seguiré investigando. 

El autor, no desespera ante la desoladora evidencia de que las zonas que con mayor probabilidad podrían albergar vida humana, que eran las costas donde la fauna ebullía por doquier, estaban de hecho completamente despobladas, y emplaza su delirio que habla de millones de habitantes antárticos, al ignoto interior del continente que todavía era en gran medida desconocido. La aplastante realidad es que lo más parecido a un ser humano que Borchgrevink vio durante su expedición fueron los pingüinos Adelia que habitaban las abarrotadas colonias del cabo Adare donde montaron su base,  el denominado Camp Ridley:

"El que las costas del continente antártico hasta ahora descubiertas sean yermos estériles, no quiere decir que en el interior no exista una población numerosa así como una fauna y una flora de extraordinaria riqueza." 



Además de detenernos a analizar las chocantes ilustraciones que adornan el texto, como el sorprendente hombre-pez que ocupa el centro de la primera página, merece la pena  transcribir parte del resto de los desvaríos que plagan el artículo aquí y allá. Algunos hablan sobre la abundante disponibilidad de luz existente durante gran parte de año, incluso de noche que teóricamente permitiría la vida en tan inhóspita región. Es en este punto donde el autor se aventura a suponer que incluso la luz proporcionada por la luna llena favorece la proliferación de la vegetación...

Uno de los pasajes más chocantes, y para mí graciosos, es cuando el autor divaga acerca del posible aspecto de los habitantes de las antípodas. Copio a continuación parte del texto:

"La naturaleza defiende a los seres contra el frío por medio de pelo o lana, ejemplo de ello tenemos en los ainos del japón, pueblo sumamente velludo. Es más que probable que los antárticos tengan igualmente la piel cubierta de abundante vello.
.
Para poder resistir continuamente los rayos solares durante más de seis meses y poder ver después en una oscuridad casi igualmente prolongada es necesario que los ojos del hombre antártico tengan pupilas contráctiles como las del gato, de manera que puedan ensancharse hasta llenar toda la órbita en la oscuridad y después, a la luz del día, disminuir de tamaño como un diafragma iris, hasta hacerse tan pequeñas como la cabeza de un alfiler.

Los huesos supraorbitarios deben estar  extraordinariamente desarrollados, y las pestañas  han de ser sumamente largas y espesas para preservar con su sombra a los ojos del perpetuo sol del verano."

No puedo evitar que la imagen invocada por el autor a través de su detallada y entusiasmada descripción no me parecezca tiernamente grotesca.  

Pero no hay nada menos refrenable que una mente creativa en ebullición. El autor no se ciñe a describir antropológicamente a los habitantes, sino que también enarbola teorías relativas a que fuentes de energía estas criaturas podrían utilizar, ¿por que no?:

"... hay motivos para creer que ambos polos gozaron de un clima muy cálido durante la época carbonífera, y que, por consiguiente, debe haber en el polo sur grandes depósitos de carbón." 

Esto podría ser cierto. El autor continua:

"Los antárticos por tanto deben emplear como combustible el carbón; probablemente son hábiles mineros que se valen para su trabajo de los citados animales."

Hábiles mineros...realmente no hay por donde cogerlo. Si ya resulta complicado creer en la existencia de tales seres, más lo es imaginar que éstos se estaban adentrando en una posible revolución industrial. 

Los animales de los que habla son mencionados en el párrafo anterior que no he transcrito. Se trata básicamente de descendientes del megaterio, del enorme gliptodón, cuya "concha" medía cuatro metros de diámetro, de los monos de cola prensil, grandes como gorilas, de las aves inmensas, medio reptiles y medio volátiles. 

Glyptodon - Wikipedia
La atmósfera ahora, con semejante variedad de fauna, se vuelve de lo más bizarra pero también interesante. No contento con la creación de semejante mundo esperpéntico, la descripción acerca de las características de los habitantes continua dando un giro inesperado hacia una nueva dimensión de irrealidad que comienza a rayar en la locura:

"Es más que posible que los antárticos tengan, además de los ojos, orejas y nariz, órganos  auxiliares parecidos a las antenas de los insectos, órganos fosforescentes de las luciérnagas y que, con estos órganos en la cabeza puedan derivar de la electricidad de la atmósfera y el magnetismo de la corteza terrestre, impresiones físicas de las que nosotros no podemos darnos cuenta.."

Esto es sin duda demasiado. Por ahora no he leído el libro "Primero en el continente Antártico" que narra la expedición de Carsten Bornschevnik, pero dudo mucho que, a pesar de que su líder fuera tachado de emplear en sus publicaciones un tono poco riguroso, periodístico y jactancioso, el contenido de este volumen y de otras de sus publicaciones, llegase a tales extremos de inventiva. Parece más bien la obra de un "lobo solitario" que aburrido en sórdido y oscuro rincón de una editorial, encontrase en los testimonios de los exploradores los ingredientes necesarios para esta receta tan explosiva. 

Tengo una gran tentación de leer el relato de esa expedición, seguramente lo acometa en breve. No solo por conocer algo más acerca de esta primera tentativa de adentrarse en las profundidades del continente de la que tan poco se conoce, sino también por tratar de descubrir alguna traza en él acerca de todo lo que se dice en este artículo.

En cualquier caso, las teorías y creencias relacionadas con la posible población y fauna de las regiones aledañas al polo Sur han llenado la cabeza de fantasías de eruditos y otros estudiosos desde tan temprana época como  fue el siglo XVI. Las ilustraciones del cosmógrafo Sebastian Munster que como se ha mencionado más arriba, acompañan el texto, no son menos sorprendentes. La "vida animal antártica" que ilustra el artículo, y que es representada por una copia en blanco y negro de la siguiente imagen dantesca, no pude por menos que dejarnos perplejos.


Imagen original correspondiente al grabado que figura en blanco y negro en el artículo y que muestra lo que se denomina Munster´s Monsters publicado en 1545 en su obra "Cosmografía". 
En ella se representa un conjunto de criaturas marinas y terrestres casi todas de feroz y amenazador aspecto.

Como no podía ser de otra manera, estas criaturas no corresponden realmente a la Antártida, sino que tiene su origen en una mezcla que combina parte de ficción con datos reales recopilados a través de avistamientos y capturas de animales marinos efectuados por los balleneros escandinavos  en aguas árticas. El autor del artículo obvió naturalmente el hecho de que la fauna y habitantes de la ilustración correspondiera al extremo opuesto del globo, y los situó, siguiendo el estilo del resto del texto sin escrúpulo ninguno, en las regiones antárticas.

A Sebastian Munster tampoco le faltaba imaginación, la podemos constatar en otras ilustraciones de la época como en la siguiente, que muestra a unos interesantes habitantes del espacio, a los que hoy en día denominaríamos alienígenas, cuyo aspecto curiosamente nadie ha utilizado para caracterizar a un extraterrestre en ninguna película de ciencia ficción. Parece que los aliens verdes de cuerpos enjutos y enormes cabezas triangulares dominadas por grandes ojos negros venden mejor que los humanoides de cara en pecho o los hombres monopie:

Pobladores del Cosmos- Sebastian Munster
Pero por desgracia, (o por suerte, según se mire), la Antártida no estaba poblada por los peludos aborígenes mineros de funcionales antenas, ni por los fantásticos animales que el autor del articulo tan brillantemente visualizaba. Es una verdadera lástima que Scott y sus cuatro acompañantes no hubieran podido ser atendidos y rescatados por estos nativos en su mortal marcha de regreso después de haber alcanzado el polo Sur en 1912. 

Imaginaros la escena. Imaginad a un Apsley Cherry Garrard,  el hombre al que se le encomendó la misión de ir en busca de su desaparecido jefe, caminando hacia el norte, escrutando el horizonte en busca de cualquier rastro de sus compañeros, hubiese visto salir de entre los jirones de nieve de una feroz tormenta, a un grupo de nativos antárticos tirando de las riendas de un glyptodon, o armadillo gigantesco, sobre el hielo de la bahía de Ross con unos felices y sonrientes, a la par que sanos y salvos, Scott, Wilson, Bowers, Oates y Evans encaramados a su armadura. 

Como habría cambiado la historia de las expediciones polares en la Antártida si toda esta sarta de despropósitos no hubieran sido tales...





domingo, 3 de marzo de 2019

TU, EL FRAM

No sé si habéis abrazado alguna vez algún árbol. Yo sí, aunque solo lo he hecho un par de veces en mi vida. Una vez en Valsain, Segovia, abracé un enorme pino de un par de decenas de metros de altura cuyo tronco no era capaz de  abarcar con los brazos  y en otra ocasión me apretujé contra un tejo milenario en la tejera de Tosande, Palencia.


No soy persona que crea en "esotericidades" de ningún tipo, pero si que trato de prestar atención y escuchar las sensaciones y emociones que mi cerebro produce después de recibir ciertos estímulos externos. En ambos abrazos arbóreos, consciente de que aquellas moles compuestas de sabia y de celulosa llevaban decenas, o incluso cientos de años, antes que yo sobre la faz de la tierra, las sensaciones que sus sobrias cortezas me transmitieron fueron de poder, robustez, de ser poseedoras de una fortaleza capaz de haber resistido los embates meteorológicos de decenas de inviernos y también, dejando volar un poco la imaginación, de sabiduría.

Hace un par de veranos tuve una experiencia similar cuando tuve la oportunidad de poner mis manos sobre el FRAM. Todavía era ignorante por aquel entonces de que este gran cascarón de nuez de madera fuese a poder hablar algún tiempo después, de manera parecida a lo que le ocurrió a Pinocho.

Gepetto tallando a Pinocchio
Ilustración de la publicación original por Enriko Mazzanti
Cuando el Maese Cereza trajo a Gepetto aquel pedazo de tronco parlanchín y risueño para que el anciano carpintero lo tallase en su humilde taller, le dijo:

"—He pensado hacer un magnifico muñeco de madera; pero ha de ser un muñeco maravilloso, que sepa bailar, tirar a las armas y dar saltos mortales. Con este muñeco me dedicaré a correr por el mundo para ganarme un pedazo de pan y... un traguillo de vino. ¡Eh! ¿Qué le parece? "

Un panorama prometedor, sin duda. Sin embargo, a diferencia de Pinocho, el futuro del FRAM no estaba destinado a ser exactamente el mismo que el que Maese Cereza había pronosticado para su nuevo pequeño amigo de madera, aunque si que estaría destinado a "correr por el mundo" y también a dar algún que otro pequeño salto mortal.

Cuando entré en la imponente sala del Fram museum de Oslo que alberga al FRAM, me quedé de piedra al ver la forma brutal de la proa de aquel veterano enfrentada a mí. Por fin me encontraba cara a cara con ese superviviente sobre el que tanto había leído... no perdí el tiempo. Bajé corriendo las escaleras que te permiten acercarte a su costado y posé ambas manos sobre su poderoso casco de roble. Quería ver si el FRAM quería decirme algo...

Proa del FRAM
Pero no, lamento decir que tras sentir el frió de sus maderos en la palma de mis manos, mi cerebro no se iluminó gracias a la luz reveladora de un relámpago misterioso, y que mi mente no se transportó en el tiempo y en el espacio para llevarme a presenciar aquellos gloriosos y míticos momentos de la historia de la exploración polar vividos por aquel barco tan peculiar en las regiones más remotas y gélidas del norte y sur de nuestro planeta. No, no hubo revelaciones, sin embargo su recia estructura de madera me transmitió sensaciones muy parecidas a las que los árboles que tiempo atrás había abrazado me habían hecho sentir tiempo antes. El FRAM ya estaba allí cuando yo había nacido, y había hecho cosas extraordinarias y transportado a personajes increíbles como a Nansen, Amundsen y Sverdrup. Aquella obra fruto de la imaginación y visión de sus diseñadores, había sobrevivido a los avatares de las expediciones en las cuales había participado, y sobre todo, también a la desidia y desinterés humanos que podían haber conseguido que esta maravilla de la ingeniería hubiera desaparecido para siempre como un viejo árbol talado para hacer leña cuando ya no era útil para nadie.

Sí, sentí voluntad y fuerza en aquella materia aparentemente inerte, pero no, el grueso casco del FRAM no consiguió obrar aquel milagro que yo esperaba y no me dirigió ni una sola palabra ni me transportó a ningún lado, en su lugar, lo hizo el libro que mi amigo Javier Cacho "Yo, el FRAM" publicó hace unos meses y el cual tengo la suerte de tener ahora en la sección de libros leídos de  mi librería adornado con una cariñosa dedicatoria. El FRAM, aquel viejo explorador de madera, a través del libro de Javier, empezó a hablar como Pinocho.

Cuando Javier me esbozó la idea antes de lanzarse a la tarea, le dije, "Adelante"* va a ser un éxito, es una idea muy original. ¿¿¿¿Un barco tan emblemático como el FRAM que cuenta de primera mano todas las aventuras que se han vivido a bordo de él??? No había oído jamás algo semejante, aquella idea tenía que funcionar.

Y efectivamente, ahora que ya he terminado "Yo, el Fram", puedo decir que el libro ha cumplido de una forma muy satisfactoria mis expectativas, tanto que hasta he aprendido numerosos pormenores de expediciones que apenas conocía.

La historia que cuenta "Yo, el FRAM" navega con soltura tal entre mares y tormentas compuestos de letras e icebergs hechos de palabras congeladas, llevando tu imaginación a ese universo helado del que tanto hemos leído de una manera diferente a como hacen otros libros, a través de la emoción y el sentimiento de un inanimado pero imprescindible compañero al que todos habían confiado sus vidas y al que todos los marineros, oficiales y exploradores hablaban, susurraban o palmeaban sin esperar más respuesta que un fiero crujir de sus tablones de madera.


A través de la pluma de Javier Cacho he revivido con el cierto calor, o mejor dicho frío, que te transmiten las inquietudes y emociones del atrevido y siempre bien dispuesto FRAM, aquellos momentos clave de la historia de la exploración Polar.

"Yo, el FRAM" es, como los anglosajones dicen, un "Page-turner"**, un libro ameno, emotivo, apto para todos los públicos pero no falto del  necesario contenido histórico y que sin duda no os podéis perder. Además, desde mi punto de vista, encarna el perfecto regalo para aquellos que se quieran iniciar en el fantástico mundo de la historia de las expediciones polares sin tener que naufragar en fechas,  lugares e impronunciables nombres de exploradores.

Así que, no os lo penséis:  ¡Adelante!

* FRAM significa "Adelante". Hay algo de teatral en mi comentario para darle algo de juego a la publicación. Lógicamente Javier no me estaba pidiendo consejo cuando me expuso sus planes, el proyecto estaba ya en marcha por su puesto y yo seguramente no dije tal palabra durante aquella conversación, pero si otras con aquel mismo significado. Es un privilegio encontrar personas que puedan combinar la habilidad de la escritura con la pasión por la historia de las expediciones  polares, algo no siempre fácil de encontrar. Los resultados, como no cabía esperar de otra manera, no podían ser mejores.

** Gira páginas o algo así