KABLOONAS

KABLOONAS
Burial of John Franklin. Author: me

KABLOONAS

Kabloonas is the way in which the Inuit who live in the north part of Canada call those who haven´t their same ascendency.

The first time i read this word was in the book "Fatal Passage" by Ken McGoogan, when, as the result of the conversations between John Rae and some inuit, and trying to find any evidence of the ill-fated Sir John Franklin Expedition, some of then mentioned that they watched how some kabloonas walked to die in the proximities of the river Great Fish.

I wish to publish this blog to order and share all those anecdotes that I´ve been finding in the arctic literature about arctic expeditions. My interest began more than 15 years ago reading a little book of my brother about north and south pole expeditions. I began reading almost all the bibliography about Antarctic expeditions and the superknown expeditions of Scott, Amundsen, Shackleton, etc. After I was captured by the Nansen, Nobile and Engineer Andree. But the most disturbing thing in that little book, full of pictures, was the two pages dedicated to the last Franklin expedition of the S.XIX, on that moment I thought that given the time on which this and others expeditions happened, few or any additional information could be obtained about it. I couldn´t imagine that after those two pages It would be a huge iceberg full of stories, unresolved misteries, anecdotes, etc. I believe that this iceberg, on the contrary than others, would continue growing instead melting.



martes, 13 de septiembre de 2016

COMO LLEGÓ EL TERROR A LA BAHÍA QUE LLEVA SU NOMBRE Y QUE PASÓ DESPUÉS

Si, se ha hallado el HMS Terror. Aunque algunos de nosotros pensamos que los esfuerzos deberían de haberse centrado en destripar el contenido del Erebus, Parks Canada no ha parado de buscar a su consorte el Terror y, si, finalmente lo han localizado.

Ha sido un movimiento interesante teniendo en cuenta que los recursos dedicados son limitados y que han tenido que pasar 160 años para encontrarlo. ¿No habría sido mas natural terminar la tarea que tienes al alcance de la mano antes que ir a la deriva detrás de una quimera? ¿Tratar de localizar una aguja en un pajar? Gracias a Dios no pensaron así y no pararon la búsqueda, creo que yo habría hecho lo mismo de estar al mando.


Pero como Russell Potter, especialista en exploraciones Árticas en general y en la de Franklin en particular, ha dicho, el hallazgo genera más dudas que respuestas. Si volvemos al antiguo mapa de la isla del Rey Guillermo dibujada por Thomas Gould, podemos descartar las rutas que resulta mas improbable que siguieran los barcos. La que se dirige al oeste hacia el estrecho de Dease y la que da la vuelta a la isla cruzando el estrecho de Simpson y que sitúa el naufragio en la Isla de Matty



Y lo que es más, las evidencias por el momento parecen demostrar que el barco habría llegado a la Bahía del Terror no debido a la deriva del hielo sino navegando. Aunque este punto todavía se tiene que demostrar, estoy seguro de que és lo que realmente ocurrió. la bahía Terror junto con  la de Washington son desde mi punto de vista los dos mejores lugares para invernar que puedes encontrar en esa región, lejos de la presión de los hielos que derivan hacia el sur desde el estrecho Victoria. Recordemos que el estrecho de Simpson se encuentra libre de hielo en verano, cosa que no ocurre pocas millas más al norte.

Mi suposición al respecto, aunque obviamente no soy un experto en estos asuntos, es que tras abandonar los barcos en primera instancia al norte del Cabo Félix en 1848, todos los hombres regresaron a los barcos motivados por diversas potenciales circunstancias. Pudo ser demasiado pronto para comenzar el viaje, (abril de 1848) demasiado frio, demasiada nieve, etc. o puede ser que el hielo se derritiera alrededor de los barcos liberándolos circunstancialmente, o quizás el hielo que los mantenía atrapados los desplazó hacia el sur más rápido de lo que ellos pensaban que podía ser. ¿Y si lo que ocurrió fue una combinación de estas tres razones?

John Ross, durante su escape de su propio barco el Victory, lo abandonó en 1832 aproximadamente a la misma fecha, pero regresó a él un mes después debido a que el tiempo era horrible y a por más provisiones. A Ross le llevó todo el mes de abril avanzar 18 millas para las que tuvo que caminar más de 110. Podeis ver las condiciones que tuvieron que soportar durante aquellos días y haceros una idea de lo que les pudo ocurrir a los hombres de la expedición de Franklin bajo circunstancias similares en la narración del viaje de Ross aquí.

Los hombres de Ross dejaron los botes y provisiones en el punto más alejado que habían alcanzado y regresaron al barco. El uno de mayo partieron de nuevo, alcanzaron los botes donde los habían dejado y continuaron hacia el norte hacia la playa de Fury donde había un depósito de provisiones abandonado por una expedición previa. Los hombres tuvieron que arrastrar los botes individualmente en turnos, primero uno, luego otro y luego el otro. Al final las circunstancias no fueron tan dramáticas como parecía que iban a ser y cubrieron una distancia de 370 km en dos meses (mayo y junio). llegaron a Fury beach el primero de julio después de haber abandonado el barco por segunda vez el primero de mayo. Crozier, si es que aún estaba vivo, seguramente habría tenido que recurrir a un método similar para avanzar por la isla.

No sabemos que punto alcanzaron durante este primer intento, quizás llegaron en mayo a Little Point al norte de la península de Graham Gore haciendo un gran esfuerzo (unos 80 km desde Victory Point siguiendo la costa). Alli fue donde se encontraron los dos botes de forma separada, uno con dos esqueletos dentro de él. Quizás fue desde allí desde donde vieron a los barcos derivar por el hielo hacia el sur desde el lugar donde los habían abandonado y se dieron cuenta de que podían volver a ellos y llevarlos a lugar seguro en la bahía Erebus donde pasarían el invierno de 1848-49. Esto explicaría las tumbas y restos encontrados allí en los lugares llamados NgLj-2, 3,4 and 5:

También es muy probable, que al igual que Ross, volvieran a los barcos donde fueron abandonados la primera vez en mayo después de un mes de viaje e intentaran un segundo viaje en junio o julio hacia el sur. En agosto vieron lobarcos aproximarse, los retripularon y  los trajeron a la bahía. Esto situaría a la expedición en la bahía Erebus en septiembre. No tenemos razones para pensar que los barcos estuvieran separados en este punto. Podría ser que el estrecho corredor entre las islas de la Royal Geographical Society y la costa oeste de la isla de l Rey Guillermo los hubiese mantenido juntos.

En la primavera de 1849 la tripulación podría de alguna manera haber forzado el paso del Terror rodeando la península de Graham Gore. Quizás arrastrando el barco entre canales en el hielo o serrando el hielo y gastando las pocas fuerzas que les pudieran quedar. El Erebus, en ese punto estaba tan dañado por el hielo que tuvieron que abandonarlo mientras todavía estaba atrapado. De cualquie manera, necesitaban toda la mano de obra posible para arrastrar uno solo de los barcos. La circunnavegación de la península de Graham Gore podría explicar la ausencia de restos y tumbas en la península. El Erebus derivó hacia el sur en solitario hasta que alcanzó el lugar donde fue encontrado en 2014. El Terror por el contrario, en perfecto estado aterrizó en la bahía del Terror al final de septiembre de 1849, los hombres estaban exhaustos, la moral destruida y quizás unas 90 personas, tuvieron que preparar el barco para pasar otro invierno en la isla.

Se emplazó un campamento en la costa para cazar y para permanecer en contacto con las ocasionales visitas de los cazadores Inuit nativos. Aquel invierno de 1849-50 fue el último a bordo del barco. Aquel no fue un mal invierno para nada, mas al sur de donde habían estado hasta la fecha en los años precedentes, pudieron cazar caribues y pescar. Sólamente murieron dos hombres aquél invierno que  fueron enterrados cerca del campamento pero el hielo no se abrió en primavera. De cualquier manera, ¿cuales eran sus oportunidades de escapar navegando hacia el este rodeando la isla si era muy probable que no hubiese paso hacia el norte posteriormente? ¿Que pasaría si la bahía de Poctes realmente existía?

Decidieron abandonar el Terror de nuevo a pie y continuar con el plan original de viajar al este y al sur hacia la boca del rio Back, allí verían que hacer. No significaría esto que una segunda nota como aquella encontrada en VIctory Point podría encontrarse en la Bahía Terror contando la historia hasta la fecha? Si el barco invernó de forma voluntaria allí y fue posteriormente abandonado, debería de exisitir una nota en la bahía Terror.

El resto de la historia es la misma que hemos reconstruido todos un centenar de veces.  Quedaban todavía 80 hombres que se separaron en dos grupos para aumentar sus oportunidades de conseguir caza y ayuda por parte de los nativos. Uno estaría comandado por James Fitzjames, segundo de a bordo de Franklin y el otro por Crozier, comandante del Terror. Esto explicaría el avistamiento por parte de los Inuit de un grupo de unos 30 o 40 hombres en la bahía de Whasington. Los hombres fueron muriendo mientras durante el verano de 1850 alcanzaron la isla de Todd en la esquina sureste de la isla del Rey Guillermo. Allí al menos un grupo cruzó el estrecho de Simpson hacia la desembocadura del rio Back y acampó en Starvation Cove. El frio llegó y lo que quedaba de aquellos 30 o 40 hombres murió uno por uno durante el invierno de 1850-51

El segundo grupo se embarcó en los botes y trataron de ascender hacia el norte por el estrecho de Rae  para intentar escapar de aquel infierno via Fury beach y Port Leopold, la misma ruta de escape que siguió Ross en 1833.  Uno de los botes zozobró en la isla  Matty, el otro no pudo seguir hacia el norte de aquel punto debido a la acumualación de hielo al norte de la isla, de manera que los supervivientes cruzaron el istmo de Boothia situado al este y cruzaron el golfo para intentar alcanzar el estrecho de Fury y Hecla. Algunos de estos hombres fueron vistos por los Inuit que habitaban esa zona pero nunca se estableció contacto.

Y bueno, eso es todo, hacía tiempo que quería hacer este ejercicio de imaginación y el descubrimiento del Terror me ha ayudado a darle algo de forma. Tendría que analizar en detalle el número de tumbas, esqueletos y restos encontrados para intentar reconstruir con mayor exactitud que pasó planteando cuantas mas alternativas posibles mejor. Con esta descripción solo pretendo excitar la imaginación de aquellos que estáis siguiendo de cerca lo que le ocurrió a esta expedición y que saqueis vuestras propias conclusiones. Complementaré el post con el mapa de la ubicación de los restos encontrados y avistamientos relacionados con la expedición de Franklin que hice en Google Earth hace algún tiempo.

Todavía quedan incógnitas por resolver como las huellas de tres hombres y un perro encontradas en la península de Adelaida, al otro lado del estrecho de Simpson en el lado oeste, y que demonios eran aquellos mástiles que el guía de Anderson vio desde la desembocadura del rio Back. Visión que ocultó a su patrón hasta muchos años después.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada