KABLOONAS

KABLOONAS
Burial of John Franklin. Author: me

KABLOONAS

Kabloonas is the way in which the Inuit who live in the north part of Canada call those who haven´t their same ascendency.

The first time i read this word was in the book "Fatal Passage" by Ken McGoogan, when, as the result of the conversations between John Rae and some inuit, and trying to find any evidence of the ill-fated Sir John Franklin Expedition, some of then mentioned that they watched how some kabloonas walked to die in the proximities of the river Great Fish.

I wish to publish this blog to order and share all those anecdotes that I´ve been finding in the arctic literature about arctic expeditions. My interest began more than 15 years ago reading a little book of my brother about north and south pole expeditions. I began reading almost all the bibliography about Antarctic expeditions and the superknown expeditions of Scott, Amundsen, Shackleton, etc. After I was captured by the Nansen, Nobile and Engineer Andree. But the most disturbing thing in that little book, full of pictures, was the two pages dedicated to the last Franklin expedition of the S.XIX, on that moment I thought that given the time on which this and others expeditions happened, few or any additional information could be obtained about it. I couldn´t imagine that after those two pages It would be a huge iceberg full of stories, unresolved misteries, anecdotes, etc. I believe that this iceberg, on the contrary than others, would continue growing instead melting.



martes, 29 de mayo de 2018

TRAGEDIES OF THE ARCTIC SEAS

It may be not your case, surely isn´t mine either, but somehow, part of the glamour we find in the polar expeditions lies precisely in the fact that in many of them  their protagonists were drove to their limits, the limit of their gear, the limit of their provisions and to the limit of their physical and psychological strength which  ultimately cost their lives. 

I have to recognise that sometimes I have felt like those ones in the audience, represented in the picture below, comfortably seated at the other side of the barrier.

But though not everything in the polar regions have been dramas, there have also been stories of incredible success or miracolous survival, the fact is that even in some of those cases, these feats have been stained with tragedies which happened at the same time and which diverted the attention far from the merit of their brave main characters towards others who lost their lifes. That could be the case of Roald Amundsen and his antagonistic Scott, or the case of Nobile´s attempt to reach the north pola and the subsequent rescue, which was darkened by Amundsen disappearance, happened while trying to locate him. So it looks that in some way or another, death has been always present in these kind of stories and, no matter if we like it or not, we must  get along with it.

Returning to the picture, it shows a group of polar explorers floating in an ice floe confronting surely, as it can be judged for their poor state, their coming death. In a pulpit in front of them, there are several crowned men. The one seated right over the poster which reads:

 "Reserved for J.G. Bennet" 

Must be James Gordon Bennet himself, the director of the New York Herald who was behind Stanley´s expedition in search of Dr Livingstone and of the disastrous Jeannette expedition. He, his men a woman who may be Queen Victoria, are  observing unaffectedly the dying men. 

In the adjacent pulpit, you can see a number of men (shall we call them "Scientist?") which look visibly anxious, standing over a poster which reads sinisterly:

 "In the name of science, MORE! MORE!".

In the walls around the stage where the explorers are lying, who almost all certainty are DeLong and his men, are  some other posters where the names of Hall, Kane and Franklin are clearly readible. De Long´s poster is the only which isvisible at the right in the wall, is the only one which hasn´t been torn apart, supporting the idea of its recent setting.

This image, published in the magazine Puck in may of 1882, may be the graphic representation that the times were finally changing and that the world was getting into a totally different and modern age. 

The horrible ordeal of De Long and his men, who perished the autumn of 1881 in the barren lands of the Lena Delta after having tried to reach the North Pole, may have trigged the reasoning that not everything was valid, at least not for the public opinion. So, in a similar way as George Cruikshank satirized John Ross when he returned from the polar regions, Joseph Keppler, author of this and other drawings, decided to show the world  through his powerful cartoons that it was time to end with an age on which the phrase "the end justify the means" was a fundamental rule, an axiom which had dragged many gallant men to a cold grave. 

After De Long expedition, came new modern techniques and a new concept of Polar explorers, like Nansen, Andree, Amundsen, Peary, etc,  who will shake up the existing scenario. It was clear that something was changing and that an inflection point have been passed. Definitely a new age of polar explorers, was calling at the gates of the North Pole, sieging it. 




viernes, 25 de mayo de 2018

THE TERROR TV SHOW, JUST ANOTHER OPINION....

Singe I got hooked to the story of the lost Franklin expedition  in serch of the northwest passage I inmediately though it would be worth making a movie or a TV show.

The expedition wasn´t just another polar trip, in fact it was and still is, the biggest and more misterious tragedy which happened at those latitudes. For that reason, it seemed impossible to me it wasn´t ever put on a screen.


The story

It is true that making a movie or a serie about the Franklin expedition is not an easy task, not only because the difficulty of simulating a polar enviroment on which it happened, but because telling just the story of what directly related with it, we would have a very limited idea of what realy happened there. It would be necessary to go back on time towards its protagonist´s past, John Franklin to contextualize properly the expedition and to understand well who was that character. Same applies to his wife, we would be missing a very important aspect of the story if Lady Franklin´s intervention before and after the expedition sailed to the north.

Lady Franklin played a notorious role in the process on which her husband was chosen to command that ultimate attempt to locate the northwest passage, though maybe, the reason for what is more known, was for the impressive media campaign which she launched to press the Admiralty to organize the rescue missions after John.

The searching for the whereabaouts of John Franklin, which was carried out by tenths of expeditions, there would give lots of material to talk about, in part because they were essential to finally discover and cross the passage.

I guess that it was necessary to put limits, otherwise, gathering all these elements and those not directly related with the "polar issues" would likely  imply a task impossible to execute, if done, there would be needed ten seasons or more.


But  there are precisely those indirect elements which really add the needed salt and pepper to make a success of a TV show based on the Franklin expedition, and not a boring melodrama where at the end of the day we will end tired of seeing exhausted men starving, cold and dragging huge sledges episode after episode.

We find, for instance, in this dressing so fundamental, love stories condemned to a fail, like Crozier´s relationship with Franklin niece, Sophie Cracroft, fact which fortunately finds a prominent place in the show.

However, in my opinion, it shouldn´t have been left apart other ingredients like for  instance, the likely love triangle among Lady Franklin, John Franklin y James Clark Ross.  Something which could have perfectly have had place during the Ross´s visit to Van Diemen´s land in the voyage of discovery of the Antarctic continent while the Franklins were governors of the prison island.

It could have been introduced in the script, as flash backs the also likely flirtations of Lady Franklin when traveling all along the Mediterranean sea while Franklin was appointed to serve in Malta before departing to the Arctic.

It would have been a nice surprise if it would have appeared the spectral revelations of the deceased Weasy Coppin who reveal to her sisters and father in a mysterious way, through letters proyected in a wall, the whereabouts of the lost ships.

Revelación espectral
It would have been almost unbelievable for the spectators the fact that a small balloon  would make its appearance in England, after crossing the Atlantic ocean, reporting in an attached message about the exact location of the ships. That was such an incredible feat that everyone who studied the case reached the conclusion that it was not more than an hoax, very well fabricated, but an hoax.

The appearing of two mysterious ships frozen in a drifting iceberg in Baffin bay, which for long time was thought could be the Erebus and Terror, would have left us open-mouthed.

Surely, the dialectical conflict between the lquacious Charles Dickens and John Rae, bearer of the first bad news which came from the north regarding the ultimate end of the lost explorers, will entertain us because the controversy arised by the reception of those scandalous news about the practice of cannibalism which he brought to the VIctorian ENgland of the time.

From the paper to the screens

In time, I was conscious that a movie with a duration of an hour and a half or two hours wouldn´t have been enough to tell not even the prologue of the story. There was a first failed attempt by the hand of the canadian director Jean Marc-Vallé who, after the discovery of the Erebus in 2014, made public his intention to direct a film based on the book "On the proper use of the stars" by Dominique Fortier. Never again was heard about this project till Ridley Scott came to rescue, this time not to say it was going to be made a film but a TV show, something with much more sense. With the back up of Ridley one could already anticipate that the lack of means were not going to be an issue to develop the show. Now, the question was, which story would be put into the screen?

Some "Franklinite", felt disappointed somehow when it was knew that the script of the show would be based in the fiction novel "The Terror" written by Dan Simmons which was published in 2007, but, what the heck? after all I had always thought that Simmon´s novel had been the passport which had carried the not very well known Franklin expedition to an international scale, and I wasn´t wrong. The upside of chosing The Terror and not the actual story is that, as the novel it was, it had a beginning and an end which one could easily fit in into a limited number of hours.

Once known the project, my initioal disappointment turned into illusion. It didn´t matter what was brought to the screen were the actual story or the fictional one, what I really wanted to see was my beloved ships, the Erebus and Terror sailing again among icebergs in the canadian Arctic and also, all their occupants alive again wandering by the decks or dragging the heavy sledges. All that, I had no doubt about it, would be feasible thanks to the realism which new FX are now being used in the cinematographic world.

But the success the serie is achieving is not only attributable to those FX, the casting has been exceptional, the script has been remarkably donde and the historical researching which has been performed has been really praiseworthy. It is obvious that Ridley Scott team has done its homework and they been well advised.

The show

I was lucky enough to attend the Premiere in Madrid of the first episode and see how Jared Harris (Crozier) and Tobias Menzies (Fitzjames) were interviewed. There were numerous anecdotes whoch made laugh loudly all the audience.

Me at the right and my childhood friend Daniel at the left.
John Franklin is brilliantly performed by CIaran Hinds, an excellent actor who many will know for having worked in several TV shows, among others Rome and Game of Thrones, and also in many other movies and series. Ciaran does it very well, though he wouldn´t have been my choice to interpret the affable and kind John Franklin only for the fact that he is not bald, and Franklin was. THat was one of his more visible physical features.



The most beautiful Gretta Scacchi, also regular of TV shows, some years older than in the picture below, perform Lady Franklin  in a very credible way. She in the few scenes on which appears, shows, like in the actual facts, how she was the engine after Franklin, the one who pushed him to get the position of command in the expedition which eventually will cost his life, and also, how she was the one who shaked the world to find her husband after his disappearance.

Gretta Scacchi
After the premiere I not only got out fascinated after the interview to the two main actors but, after watching the first episode, I ended absolutely captivated by the realistic atmosphere which the creators have achieved to reenact. The setting, the ships, the characters, all was very real, in less than an hout the script team had made me to connect with the story. The sense of immersion was complete. I had an enormous desire to watch the next chapter, it was so huge the hunger that the waiting was almost unbearable.

Now, at last, after watching all the episodes, I can tell that in general it has been done a very good job. It is difficult, as Roderick Owen, one of the authors of one of the best biographies about John Franklin, to make a work valid for a few but at the same time, adecquate for many. Meaning that his work should satisfy the specialists in the topic and the big public as well. It is my believing that the serie has reached that goal.

Dan Simmon´s novel, when saw the light, and the Terror show now, have given an interntational projection to the Franklin expedition. As it was expected, the latter has rised the curiosity of thousands of people who are now haunted and now want to knoiw more about the actual story and its protagonists.  The truth is that there is much more to know and all the information available is simply fascinating. Even today, new things are being known about the men and the story. The shipwrecks recently found in the Arctic are still practically untouched, who knows what wonders and information can keep their holds and cabins the Erebus and Terror?
Restos del HMS Erebus
There is no lack in the ten episodes, of which the serie is composed , a wide spectrum of scenes which bring to our houses in a vivid way the same emotions that the actual story of the Franklin expedition made us felt to every people who read about it. We will taste realistically the brutal cold with which these men had to deal, we will feel the sense of abandonment experienced by the crews when with the pass of the months it was evident they won´t be able to escape from their icy prison. We will feel the tension arise among their captains and also among the sailors.

The details

In spite of the serie is offering us almost ten hour to develop the script, unluckily, this starts short time before the ships were trapped in the ice north of King William Island where finally almost all the men died, skipping the first winter which the expedition spent in Beechey island. It was there were three men died and were buried who will remain frozen under exceptional conditions of preservations as if they had been put in hybernation chambers.

Owen Beattie and John Geiger brought them to light in the 80´s to perform autopsies respectively on them to try to elucidate the causes of the disaster , or at least one of them. One of the theories their studies supported was that the crews were poisoned by the lead of the welding of the food cans which they carried. That investigation made of their book "Frozen in Time" a best seller and one of the most significant works about the subject.


The picture of John Torrington´s corpse, one of the men buried in Beechey island and subsequently exhumed by Geiger and Beattie, has become an iconic picture of the expedition. It appears in the cover of almost all the editions of the book Frozen in time, however, this character does not appear as such in the show. In his place, the death of David Young and his burial, make a wink to Torrington´s death and the other tow happened in Beechey island.

The actor who plays Young, has an outstanding likeness with John Torrington, so it happens with the coffin and the corpse disposal used in the sailor´s entombment. This way, it is perfectly well simulated the actual event.


About what really happened during the expedition little is known, so in reality, at the time to write the final script, besides of following the content provided by Simmons´s novel, there is plenty of room for imagination. It is known that the expedition spent a first winter in 1845-46 in Beechey island where there were buried the three men mentioned above, it is also known that Francis Crozier and James Fitzjames left the only written record in the northwest coast of king William Island. On it, it was said among other things that Franklin had died in june of 1847 and that 9 officers and 15 men had been lost. It was also said that the expedition had circunvalated Cornwallis island northwest of Beechey island and that they had spent two consecutive winters trapped in the ice off the north tip of King William island. A last annotation said that the ships were abandoned and that the remaining men will depart towards Back river, ocated in the north shore of the continent. A dramatic final note, which didn´t presage anything good because it indicated the carry out of a long and harsh hiking through horrid barren lands almost empty of game.

Note left in King William island
The record was signed in april of 1848 and it was found in 1859 by the expedition of Leopold McClintock. Their mortal remains, found in boats, abandoned campments, or scattered on the ground, will end telling their tale. Besides physical evidences, there were Inuit testimonies on which it was told how the natives came across some of the survivors, stumbled upon their death bodies or got into the abandoned ships while they were still beset in the ice. These stories were told by the Inuit to the explorers which come to the north searching for Franklin and allowed that part of the story could be reconstructed through the haunting, tragic and horrific tales they told.

 Facts or fiction

The Terror TV show reenacts numerous events which are considered as true which appear like cornerstones through the script, and also many which are pure speculation and are food for debate, or are just  based on events of other expeditions which happened before or after the Franklin´s one.

One of the actual facts of more relevance set in the show may be the moment the note mentioned above was signed and put into the cairn in King William Island, a scene which has been performed with such faithfulness till the point that the writting of both captains imitate perfectly the actual ones.


As it was expected, the poisoning coming from the welding of the cans occupy a visible place, but not critical, to justify the tragedy as it was indicated in the book. Scurvy also has a place, a serial killer common in this kind of expeditions which used to leave a trail of loose teeth, old wounds which started to bleed again,  stiff articulations and then the death.

It happens a mutiny, about which many historians and scholars have especulated, there are also situations on which disabled or sick men are abandoned in the camps. It is setting out, though it is never seen in the serie, the possibility that some men could have come back to the ships to reman them. Even the pets have a place of honour, specially the monkey Jacko, about who I developed some time ago a theory on which I gave him certain protagonism in the final, and yet unsolved, outcome of the expedition.

For all who are well immerse in the actual facts, it has been a pleasant surprise to see characters who one didn´t think he would find in the show, as it is the case of the controversial John Ross, who in the fiction ask Franklin visibly worried with a deep voice if he has a escape plan. What in fact Ross told Franklin is that he would go to search for him if he doesn´t shown up after a second winter, and that was precisely what he did though some time after what he promosed and in spite of his advanced age to participate in those kind of voyages. Ross knew well the dangers Franklin was facing because he himselg had barely survived four winters trapped in the northwest passage years before.

Thomas Blanky, one of the ice masters of the expedition, whose role together with the surgeon assistant Harry Goodsir are key in the show, tells a overwhelming description of that expedition happened along the years 1829 to 1833, on which in my opinion John Ross escapes unfairly mistreated. 

Ian Hart (Thomas Blanky) becomes one of the most charismatic characters of the whole plot. He performes the role of a so weather beaten sailor who doesn´t care to die neither in the jaws of hunger nor of the monster. His attitude in the show towards life or death, to which he faces with good humour , is enviable.

We can also see the renowned Arctic council, a comittee superbly painted by Stephen Pearce in 1850 and which actually existed. It was formed by the most important explorers of the time. In the show, this scene which cannot be missed, the members of the council, exceptical and ironicly confront at an outraged Lady Franklin who resort to it to ask for help to rescue her husband. Lady Franklin is not deterred by the funny comments of some of the members of the council and finally,  shows her strong will and put them in their place.



But maybe, the most satisfying thing of all for me, have been the inphograpic modelling  of the ships Erebus and Terror. It is amazingly realistic. The support of Mathew Betts in that task has been decisive. Through his blog Building HMS Terror, Mathew started some years ago to share publicly the evolution of the building of his model ship of the Terror. An accurate model which incorporates all the modifications and improvements made before the ships departed in 1845. Those modifications included the incorporation of a locomotive steam engine which powered a screw propeller, becoming the ships the firsts on using that system in the northwest passage.

There are other minor details which are delightful for those crazy "Franklinites" among which I consider myself included. We can see how are used with naturalness objects which appear here and there and which are known for us for being part of the unique relics from the Franklin expedition  which were brought to England by searching parties. Almost all of them are under the custody of the National Maritime Museum of Greenwich. Objects like the medicine chest, cuttlery, dishes, chronometers, oars, spikes, glasses, shoes, etc.

We should also thank that the Daguerrotype camera of the expedition appears in a scene, a detail not well known but which make us hope that there could be obtained some images coming from the expedition. It is not completely crazy think they could be still in good shape inside any of the shipwrecks.

There are other scenes which help us to be trasported to the life inside a polar expedition, like the sound of the ice which so many times can be heard during the show, the scene when the sun is saw for last time and when it appears again the next summer, explicit images of amputations of fingers, etc. but also the daily life and routine on board Royal Navy ships of that time, like disciplinary punishments carried out with brutal indifference, funerals performed in the upper deck, and so on.

Finally, in some other scenes, we can recognize with accuracy how are reenact some of the encounters among the Inuit and the survivors described above. Those foggy stories are related and studied in the fascinating books "Unraveling the Franklin Mistery" and "Strangers among us" de David Woodman.

But not all these pieces  fit perfectly well in my expectations, I think I will have omitted without  a trembling hand the presence of certain elements which haven´t been specially of my taste. For instance, the attitude of the villain Hickey, whose performance in my opinion is slightly overacted.  I didn´t like the megalomaniac and bizarre dramatization which makes the character little understandable. His evilness contrasts like the sun and the moon with the totally opposite character of Harry Goodsir, whose surname fits nicely with his angelical attitude.

It is neither convincing for me the creature of antropomorphic countenance who compulsary must appear as it is written the fiction novel which inspires the show. I have had the feeling that the appearance of the monster  made not more than bothering and distracting the attention of the spectator from an excellent  polar survival thriller. I think that if the monster scenes could be omitted with surgical precission, we would obtain a much more compact product.

But despite all these tiny  slip-ups, which surely many have appreciated, in conclusion, the result of this fine job has been a serie which is worth watching because it has reached the fundamental target which I was looking for, it is a serie which conveys an accurate picture, monster apart, of what happened, or may have happened during the Franklin expedition in searching of the northwest passage. So in short, it only remains to say:

Bravo team!

lunes, 21 de mayo de 2018

El TERROR, LA SERIE, UNA OPINIÓN MÁS...

Desde que me enganché a la historia de la expedición perdida de Franklin en busca del paso del noroeste, inmediatamente pensé que ésta merecía la pena ser contada en el cine o en televisión.

No se trata de una historia de exploración polar más, en realidad fue, y sigue siendo, la mayor y más misteriosa tragedia acontecida hasta la fecha en aquellas latitudes. Por ello, en su momento, me pareció increíble que no se le hubiera ocurrido a nadie trasladarla a las pantallas.


La historia 

Es cierto que llevar al cine o a la televisión la expedición de Franklin no es tarea fácil, no solo por la dificultad que entraña simular el entorno polar en la que se desarrolló, sino porque contando solo aquello directamente relacionado con ella, se estaría dando una visión muy limitada de todo lo que ocurrió  realmente allí. Habría que remontarse en el tiempo hacia al pasado de su protagonista, John Franklin para contextualizar correctamente la expedición y entender bien quien era este personaje. Lo mismo aplica a su mujer, nos faltaría un aspecto muy importante de la historia si no se tuviese en cuenta la vida de Lady Franklin antes y después de que partiera la expedición.

Lady Franklin, jugó un papel primordial para que su marido fuera elegido para liderar aquel intento definitivo para localizar el pasaje del noroeste, aunque quizás la razón por la que es más conocida, es por la impresionante campaña mediática que lanzó para presionar al Almirantazgo para que organizara las correspondientes misiones de rescate en busca de John.

La búsqueda del paradero de John Franklin, que fue llevada a cabo por decenas de expediciones, también darían mucho de que hablar ya que muchas de ellas fueron cruciales para que finalmente se pudiera descubrir y atravesar el paso del noroeste.

Pero en algún punto había que poner el límite, supongo, de otra manera recoger todos estos elementos y aquellos no directamente relacionados con la propios "asuntos polares" supondría una tarea probablemente imposible de ejecutar que daría lugar a una serie de más de diez temporadas. Pero son precisamente estos elementos indirectos los que realmente añadirían la sal y la pimienta necesarias para que la serie se convirtiese en un éxito y no en un aburrido melodrama donde al final nos cansaríamos de ver a hombres agotados y hambrientos pasando frío y tirando de trineos episodio tras episodio.

Encontramos por ejemplo en este aderezo tan necesario, historias de amor condenadas al desencuentro, como la del capitán Crozier y la sobrina de Franklin, Sophie Cracroft, hecho, que afortunadamente sí encuentra un lugar prominente en la serie.

Pero en mi opinión, no deberían haber faltado otros ingredientes como por ejemplo, el posible triangulo amoroso entre Lady Franklin, John Franklin y James Clark Ross. Algo que al parecer pudo haber acontecido durante la visita de Ross a Tasmania en su viaje de descubrimiento a la Antártida cuando los Franklin eran gobernadores en la isla prisión.

Podrían introducirse también en el guión los posibles devaneos extramatrimoniales de Lady Franklin cuando se dedicó a viajar por el mediterráneo mientras John Franklin servía en Malta antes de partir hacia el Ártico.

Sorprenderían sin duda, si hubiesen aparecido en la serie, las revelaciones espectrales de la difunta Weasy Coppin que desveló a sus hermanas y a su padre de forma misteriosa con letras proyectadas en una pared, el paradero de los barcos perdidos.

Revelación espectral
Resultaría casi imposible creer por los espectadores el hecho de que un pequeño globo misterioso apareciera en Inglaterra informando sobre la posición exacta de los barcos perdidos  después de haber cruzado todo el océano Atlántico. Es un hecho tan increíble que todos los que lo han analizado han llegado a la conclusión, por diversos motivos, de que se trató de una broma de mal gusto, muy elaborada, eso sí.

La aparición de dos misteriosos barcos avistados sobre un iceberg en la bahía de Baffin, y que durante un tiempo se pensó pudieran ser el Erebus y el Terror, nos dejaría probablemente boquiabiertos.

Seguramente, el conflicto dialéctico entre el locuaz Charles Dickens y John Rae, el portador de las primeras malas noticias que vinieron del norte al respecto del destino final de los expedicionarios, nos entretendría con la contraversia suscitada por la acogida de las escandalosas noticias sobre la práctica de canibalismo que trajo a la Inglaterra Victoriana del momento.


Del papel a las pantallas

Ya en su momento fui consciente de que una película de cine, con una duración de entre una hora y media y dos horas, apenas podría haber dado tiempo a contar ni tan siquiera el prólogo de la historia.

Hubo un primer anuncio fallido por parte del director Canadiense Jean Marc-Vallé que, después del descubrimiento del Erebus en 2014, anunció su intención de dirigir una película al respecto basada en el libro "On the proper use of the stars" de Dominique Fortier. Nunca más se supo no obstante sobre este proyecto hasta que vino al rescate Ridley Scott, ésta vez no para anunciar que iban a  producir una película, sino una serie de televisión, algo que tenía mucho más sentido. Con el respaldo de Ridley Scott uno ya podía anticipar que la falta de medios no iba a ser un obstáculo para desarrollar la serie, ¿pero que historia se llevaría a la pantalla? 

Algunos "Franklinitas", nos sentimos algo decepcionados cuando se supo que el guión se basaría en la novela  de ficción "El Terror" escrita por Dan Simmons y que fue publicada en 2007, pero, ¿que diablos? al fin y a al cabo siempre he pensado que la novela de Simmons había sido el pasaporte que había  llevado la no muy conocida  expedición de Franklin a ser proyectada a escala internacional, y no me equivocaba. La ventaja de elegir "El Terror" y no la historia real, era que, como novela que era, tenía un principio y un final que facilmente se podía encajar en un número limitado de horas.

Una vez conocido el proyecto, mi inicial desencanto se tornó en ilusión. Poco importaba que lo que se llevara a la pantalla fuera la historia real o una de ficción, lo que realmente quería era ver a mis queridos barcos, el Erebus y el Terror en movimiento, navegando entre los hielos del Ártico Canadiense y también a todos sus participantes con vida de nuevo deambulando por sus cubiertas o arrastrando los pesados trineos. Todo aquello, no me cabía ninguna duda, sería posible gracias al realismo que proporcionan ahora los efectos especiales que se utilizan en el mundo cinematográfico.


Pero el éxito que está teniendo la serie no es solo atribuible a los efectos especiales, la selección de actores ha sido excepcional, el guión está muy bien definido y el trabajo de documentación histórica que se ha llevado a cabo ha sido realmente encomiable. Es evidente que el equipo de Ridley Scott ha hecho los deberes y se ha asesorado muy bien.

La serie

Tuve la suerte de poder asistir a la Premiere en Madrid del primer episodio y ver cómo Jared Harris (Crozier), Tobias Menzies (Fitzjames) eran entrevistados en directo. Se contaron infinidad de pequeñas anécdotas que hicieron reír con fuerza al público presente.

Yo, a la derecha y mi amigo de la infancia, Daniel Mateos, a la izquierda (amigo que por cierto es actor y muy bueno).
John Franklin es interpretado excelentemente por Ciaran Hinds, un excelente actor que algunos conoceréis por haber trabajado en diversas series, entre otras Roma y Juego de Tronos, y también en otras muchas series y películas. Ciaran lo hace muy bien, aunque no hubiera sido mi elección para interpretar al afable y bondadoso John Franklin por el mero hecho de que no es calvo, uno de los rasgos físicos más característicos de Franklin.


La guapísima Gretta Scacchi, también asidua a trabajar en series de televisión, con algunos años más  de los que tenía en la foto que comparto más abajo interpreta de forma muy creíble a una Lady Franklin que en las pocas escenas en las que aparece muestra, como ocurrió en la realidad, como fue el motor que realmente empujó a su timorato marido a participar en la expedición que le llevaría a su muerte y como fue también una pieza fundamental del mecanismo que movió Roma con Santiago para encontrar a John Franklin o lo que quedara de él tras su desaparición.

Gretta Scacchi
De la Premiere no solo salí encantado por la entrevista con dos de los principales actores, sino que, cuando acabó la proyección del primer episodio, acabé absolutamente cautivado por la verosímil atmósfera que los creadores habían conseguido recrear. El escenario, los barcos y los caracteres eran muy reales, en menos de una hora los guionistas habían conseguido que conectara con los personajes y me introdujera de lleno en la historia. Salí con unas ganas enormes de ver el siguiente episodio, tantas que la espera hasta poder verlo se hizo insoportable.

Ahora por fin, después de haber visto todos los episodios puedo decir que en general se ha hecho un buen trabajo. Es difícil, como dijo Roderick Owen, uno de los autores de una de las mejores biografías sobre John Franklin, hacer una obra que fuera válida para unos pocos a la par que para muchos, refiriéndose a que su trabajo debía de satisfacer por un lado a los especialistas en la materia y por otro, también al gran público. Creo que en la serie de El Terror se ha conseguido este reto. 

La novela de Dan Simmons cuando vio la luz, y la serie de el Terror ahora, han dado una proyección internacional a la expedición de Franklin. Como era de esperar, ésta última ha despertado la curiosidad de miles de personas que han quedado hechizados y ahora quieren saber más sobre la historia real y sus protagonistas. Lo cierto, es que hay mucho, muchísimo más que saber y todo la información existente es fascinante. A día de hoy se siguen averiguando cosas nuevas sobre sus participantes y sobre lo que pasó allí. Sin ir más lejos, el contenido de los dos barcos naufragados, está prácticamente sin tocar, ¿quien sabe que información pueden contener en sus camarotes y bodegas el Erebus y el Terror?.

Restos del HMS Erebus
No faltan en los diez episodios de los que se compone la serie un espectro amplio de escenas que traen a nuestras casas de forma vívida las mismas sensaciones que la historia de real de la expedición de Franklin nos ha hecho sentir a todos los que hemos leído sobre ella. Sentiremos con realismo como ellos el frío brutal con el cual estos hombres tuvieron que lidiar y percibiremos también el aislamiento sentido por las tripulaciones cuando con el pasar de los meses se hizo obvio que los barcos no se van a ver liberados por el hielo. Sentiremos crecer la tensión entre sus capitanes y también entre los marineros. 

Los detalles

A pesar de que la serie nos ofrece casi diez horas para poder desarrollar la historia, desafortunadamente, ésta comienza poco antes de que los barcos queden atrapados en el hielo al norte de la isla del rey Guillermo, donde finalmente murieron casi todos sus tripulantes, saltándose por tanto el primer invierno que la expedición pasó en la isla de Beechey. Fue allí, donde murieron y fueron enterrados los tres hombres que quedarían congelados en excepcionales condiciones de preservación como si los hubieran introducido en cámaras de hibernación, hasta el presente. 

Owen Beattie y John Geiger los sacaron a la luz en los años 80 para practicarles respectivas autopsias y tratar de dilucidar las causas del desastre, o al menos algunas de ellas. El envenenamiento de la tripulación por el plomo de las soldaduras de las latas de comida que transportaban era una de las hipótesis que se trabajaban. Aquella investigación convirtió su libro "Frozen in Time" en una de las mas importantes obras sobre el tema. 


La fotografía del cadáver de John Torrington, uno de los hombres enterrados en la isla de Beechey y posteriormente exhumado por Geiger y Beattie, es una imagen icónica de la expedición. Aparece en la portada de casi todas las ediciones de Frozen in Time, sin embargo este personaje no aparece como tal en la serie. En su lugar, figura la muerte del joven David Young y su posterior entierro, como un guiño a la muerte de Torrington y a las otras dos acontecidas en aquel primer invierno en la isla de Beechey. 

El actor que caracteriza a Young tiene un parecido sorprendente con John Torrington, así como el ataúd y la disposición del cadáver del marinero utilizados en la escena del entierro. De esta manera se simula perfectamente el  acontecimiento original que queda representado perfectamente en la serie.


De lo que pasó en realidad durante la expedición poco se sabe, por lo que en realidad, a la hora de redactar el guión final, además de seguir el contenido proporcionado por la novela de Dan Simmons, hay mucho lugar para la imaginación. Se sabe que la expedición pasó el invierno de 1845-46 en la isla de Beechey donde enterraron a tres hombres, se sabe también que Francis Crozier y James Fitzjames dejaron el único documento escrito del que se dispone en la costa noroeste de la isla del rey Guillermo. En ella se decía entre otras cosas que Franklin había muerto en junio de 1847, y que se habían perdido 9 oficiales y 15 hombres. Se decía también que la expedición  había circunvalado la isla de Cornwallis al noroeste de la isla de Beechey y que llevaban dos inviernos consecutivos atrapados en el hielo sin apenas moverse en la vecindad de la isla del rey Guillermo. Una última anotación decía que se abandonaban los barcos y que los hombres restantes partían en dirección al río Back, ubicado en la costa norte del continente Canadiense. Un dramático apunte final que no presagiaba nada bueno porque suponía la realización de una largísima travesía a pie por terreno inhóspito y casi carente de caza.

Nota dejada en Victory point en la isla del rey Guillermo

El escrito se firmaba en abril de 1848 y fue encontrado en 1859 por la expedición de Leopold McClintock. Sus restos mortales, encontrados en botes o campamentos abandonados, terminarían de contar su historia. Además de las evidencias físicas, se contó con los inestimables testimonios de los Inuit con los que los supervivientes se cruzaron en su camino cuando viajaban hacia el sur. Éstos contaron historias a los exploradores que acudieron en busca de Franklin que permitieron reconstruir parte de la tragedia a través de las horribles y trágicas escenas que narraban.

Hechos o ficción

La serie de "El Terror" recrea numerosos eventos que se consideran como ciertos y que aparecen como piedras angulares en el guión, y también algunos que son pura especulación y que todavía son materia de debate. Uno de los más relevantes quizás sea el momento en el que la nota es rellena, firmada y depositada bajo el hito de piedras de Victory Point, imagen llevada con tal fidelidad a las pantallas que hasta la letra de ambos capitanes imita a la real.


Cómo era de esperar, el envenenamiento por el plomo de las soldaduras de las latas utilizadas ocupa un papel visible pero no definitivo que justifique la tragedia acontecida como se anticipaba en el libro mencionado anteriormente "Frozen in Time". También hace acto de presencia el tan temido escorbuto, asesino en serie en este tipo de expediciones que dejaba un rastro de dientes sueltos, viejas heridas que volvían a sangrar, rigidez en las articulaciones y finalmente, la muerte.

Se produce un motín sobre el que mucho se ha especulado entre historiadores y estudiosos sobre el tema, también se producen situaciones en las que se abandona a los incapacitados o enfermos en los campamentos. Se plantea, aunque nunca llega a suceder en la serie, la posibilidad de un eventual regreso a los buques (algo sobre lo que sobre los especialistas no se ponen de acuerdo pero que podría ser muy probable que ocurriera). Hasta las mascotas de los barcos encuentran su lugar de honor en la serie, especialmente el mono Jacko, sobre que hace algún tiempo desarrollé una teoría que le daba cierto protagonismo en el todavía sin resolver desenlace final de la expedición. 

Para los que estamos más metidos en la historia real, ha sido una sorpresa ver aparecer caracteres a los que uno no contaba con ver hacer acto de presencia en un principio, como es el caso del polémico John Ross, que en la serie lugubremente pregunta a Franklin con preocupación si tiene algún plan de escape. Lo que John Ross en realidad le dijo a Franklin fue que iría a buscarle si éste no aparecía después del segundo invierno, y fue eso lo que efectivamente hizo aunque algún tiempo más tarde de lo prometido y a pesar de su avanzada edad para acometer esa clase de viajes. Ross sabía bien a los peligros a los que Franklin se exponía, porque el mismo había sobrevivido a duras penas a cuatro inviernos atrapado en el pasaje del Noroeste años antes.

Thomas Blanky, uno de los pilotos (Ice master) de la expedición,  cuyo papel, junto con el del asistente de cirujano, Harry Goodsir son claves en el transcurso de la serie, hace una espeluznante descripción de esa expedición, ocurrida entre 1829 y 1833, en la que John Ross no sale muy bien parado, injustamente en mi opinión. Ian Hart (Thomas Blanky) se convierte en uno de los personajes mas carismáticos de toda la trama. Representa a un viejo marinero tan curtido que parece que lo mismo le da morir a manos del hambre que devorado por un oso polar gigante. Su actitud en la serie hacia la vida y la muerte, a la que le planta cara con humor y socarronería, es envidiable.  

Aparece también en escena el afamado consejo Ártico, un comité pintado magistralmente por Stephen Pearce en 1850 y que realmente existió. Estaba formado por los exploradores mas importantes de la época. En la serie, en esta escena que no podía faltar, los componentes del comité, escépticos e irónicos se enfrentan a una furiosa Lady Franklin que acude a él para pedir ayuda para rescatar a su marido. Lady Franklin no se deja amedrentar por los comentarios jocosos de algunos de los estirados miembros del comité y finalmente, haciendo gala de su fuerte carácter, los pone en su lugar.


Quizás lo más satisfactorio para mí, haya sido que la modelización infográfica de los barcos HMS Erebus y HMS Terror haya sido tan sumamente realista.  El apoyo de Mathew Betts en esta tarea ha sido decisivo. A través de su blog Building HMS Terror, Mathew, comenzó hace unos años a compartir públicamente la evolución de la construcción de una maqueta exacta del Terror. Realizó una maqueta que incorporaba todas las modificaciones y mejoras que se hicieron en su momento previas a la partida de los buques en 1845. Estas modificaciones incluían la incorporación de una locomotora de vapor que propulsaba una hélice, convirtiendo al barco en uno de los primeros en estar dotado con este tipo de propulsión en el pasaje del noroeste.

Hay otros pequeños detalles hacen las delicias de estos locos "Franklinitas", entre los que me incluyo. Vemos como se utilizan con naturalidad y aparecen aquí y allá objetos que son conocidos por ser las únicas reliquias de la expedición que pudieron volver a Inglaterra y que se encuentran mayoritariamente bajo la custodia del National Maritime Museum de Greenwich. Objetos como un cajón medicinal, cubiertos, platos de porcelana, etc.

Es de agradecer que la cámara daguerrotipo que la expedición llevaba haga también su aparición en escena, un detalle que no es muy conocido pero que mantiene la esperanza de que en caso de ser encontradas las placas donde las imágenes eran grabadas podrían traer a la luz las "fotografías" tomadas durante la expedición. No es del todo descabellado que estas imágenes se puedan encontrar todavía en un estado decente de conservación dentro de alguno de los barcos hundidos.

Hay otras escenas que nos ayudan a transportarnos a la vida, no solo dentro de un viaje de exploración polar, como el ruido del hielo crujiendo y estrujando las paredes del casco de los barcos que se oye en varios momentos de la serie, la escena en la que se ve ponerse el sol por última vez antes de comenzar un largo invierno de meses de duración, explícitas imágenes de amputaciones de dedos, etc., sino también a la rutina diaria en la marina de aquella época como castigos disciplinarios ejemplarizantes llevados a cabo con brutal frialdad, funerales llevados a cabo en cubierta, etc.

Y por último, en algunas otras escenas, podemos reconocer como se recrean con fidelidad asombrosa algunos de los encuentros con los supervivientes que los Inuit describieron a los exploradores que acudieron en busca de Franklin y que son relatadas en los libros "Unraveling the Franklin Mistery" y "Strangers among us" de David Woodman.

Pero no todas las piezas han encajado a la perfección en mis expectativas, creo que habría omitido sin que me temblase la mano la presencia de algunos elementos que no han sido especialmente de mi agrado. Por ejemplo, la actitud del villano Hickey, para mi gusto, tiene un punto de sobreactuación teatralizada megalómana y  bizarresca que la hace poco entendible que contrasta mucho con la actitud totalmente opuesta del buenazo de Goodsir (Buen señor en castellano). Tampoco convence demasiado la criatura de rostro antropomorfo que obligadamente debía hacer acto de presencia, ya que así lo exige el guión basado en la novela de ficción que la inspira. A veces he tenido la sensación de que la aparición del monstruo no hacía más que distraer al espectador de una excelente trama de supervivencia e intriga. Creo que una segunda versión de ésta serie donde se omitieran las escenas en las que aparece el personaje "sobrenatural" con precisión de cirujano, el conjunto quedaría mucho más compacto.

Pero a pesar de estos pequeños deslices que seguro que muchos han apreciado, en definitiva, el resultado de todo este trabajo ha sido una serie que merece mucho la pena ver, ya que ha conseguido el objetivo primordial que yo andaba buscando, se trata de una serie que transmite una idea bastante fiel, monstruo aparte, de como se desarrolló o pudo haber desarrollado la expedición pérdida de Franklin en busca del paso del noroeste. Por lo que como conclusión, solo queda decir:

¡Bravo equipo!

miércoles, 2 de mayo de 2018

LA TRAGEDIA PERSONAL DE CHARLES FLINT PUTNAM

La historia de exploración del Ártico está plagada de tragedias, algo que ya sabemos, pero algunas no son tan conocidas como otras. Recientemente, leyendo acerca de la expedición de George DeLong en el Jeannette realizada entre 1879 y 1881, me he tropezado con una que no conocía y que me ha impresionado profundamente por las crueles circunstancias que la rodearon. 

Como ocurre en numerosas ocasiones, una espesa niebla de misterio envuelve los últimos días de vida de algunos de los exploradores que han perecido en las regiones polares, éstos no siempre pudieron dejar constancia escrita de como se desarrollaron, y aunque la tragedia siempre está ahí presente, hay detalles que a veces intensifican la sensación de horror.

Charles Flint Putnam, oficial de la marina americana, dejó su puesto en el servicio guarda costas del pacífico Norte para incorporarse como voluntario en el USS Rodgers, barco que se destinó en 1881 a la búsqueda de la expedición desaparecida de De Long. Poco podía imaginar el joven Putnam de 25 años, cuando pasaba por debajo del Golden Gate de San Francisco rumbo al norte, que aquella decisión le fuera a costar la vida. 


El Rodgers era un robusto ballenero, propulsado a vela y vapor, de más de 400 toneladas que, después de pasar todo el verano tratando infructuosamente de localizar al USS Jeannette rastreando la costa noreste de Siberia, acabó a finales de septiembre dirigiéndose de nuevo al estrecho de Bering para pasar el invierno en la Bahía de Sant Lawrence. Antes de bordear el cabo Dezhnev, o cabo Este, como lo llamaban por aquella época, una partida de seis hombres comandada por Putnam, desembarcó en la isla Tiapka para montar un campamento que debería de invernar allí. El grupo fue provisto con ropas adecuadas, y provisiones suficientes para pasar un año entero. Además, disponían de un bote, perros y trineos para que pudiesen continuar con la búsqueda del Jeannette y su tripulación. 

El 30 de noviembre, una vez ya en la bahía de St Lawrence, se desató un virulento fuego en la bodega inferior del Rodgers que fue imposible apagar a pesar de que se pusieron en marcha todos los medios disponibles para ello. Los marineros y oficiales lucharon contra él sin resultado, hasta que, apercibiéndose de que todo intento iba a ser inútil, trataron de llevar el barco a la orilla más próxima para poder al menos rescatar todas las provisiones posibles, pero tampoco lo consiguieron. 

La imagen que el llameante Rodgers ofreció durante los dos días enteros que estuvo ardiendo, impresionó profundamente a los náufragos. Las llamas se reflejaban en los ojos de unos hombres que sabían que se enfrentaban casi sin recursos al crudo invierno siberiano que tenían ya encima. La imponente explosión que se produjo cuando el incendio alcanzó el polvorín puso fin al espectáculo.
USS Rodgers ardiendo
La tripulación pasó un par de noches acampada bajo los botes y en improvisadas tiendas hechas con restos de las velas del barco. Pero, a pesar de lo sombrío que se presentaba su futuro, para su sorpresa y alegría, el mismo día que el barco explotó hicieron acto de presencia algunos nativos Chuckches que ya habían estado visitando previamente el buque los días anteriores. Estos ángeles de la guarda llevaron a toda la tripulación a sus asentamientos cercanos en la costa, donde les dieron cobijo y compartieron sus escasas provisiones con ellos.

Un mes después, a principios de enero de 1882, llegaron al campamento de la isla de Tipka noticias del naufragio del Rodgers.  Putnam inmediatamente se puso rumbo al sur con provisiones para asistir a sus compañeros. Alcanzó el asentamiento nativo Noonamoo, ubicado a la entrada de  la bahía de St Lawrence y, después de dejar la carga, emprendió el regreso de nuevo a su campamento en el norte junto con algunos de sus compañeros. Desafortunadamente, en el transcurso de ese viaje, una tormenta se cernió sobre ellos obligándoles a regresar a su punto de partida. Fue durante este trayecto cuando, Putnam, que viajaba en último lugar, perdió de vista en la ventisca a sus acompañantes, que habían dado un brusco giro para alcanzar el asentamiento. Putnam continuó en su lugar en linea recta. Cinco minutos antes de separarse accidentalmente, uno de sus colegas había adelantado el trineo de Putnam y le había dicho:

- "Bueno, Put, parece que estamos bien después de todo".
- "Eso espero"-  respondió Putnam, y aquellas fueron sus últimas palabras. 

Los exploradores, al llegar, se apercibieron rápidamente, de la ausencia de Putnam. Salieron corriendo de las casas y se dirigieron a la playa para tratar de localizarle gritando con todas sus fuerzas. Pidieron a los nativos que les ayudaran a buscarlo con sus perros pero estos se negaron en rotundo debido a la virulencia creciente de la galerna. Ninguna de las amenazas que les profirieron pudieron hacerles cambiar de idea. Pero quizás tuviesen razón después de todo, ya que el viento era tan fuerte que hacía difícil incluso el retorno desde la playa a las casas del poblado, el mismo viento que empezó a desprender el hielo de la costa y a arrastrarlo hacia el mar. Las cosas se empezaban a poner feas para el pobre Putnam.  Al día siguiente los nativos y sus compañeros comenzaron la búsqueda.

Going for Putnam de "Our lost explorers, the searching of the Jeannette"
Después de recorrer toda la playa fue obvio para sus compatriotas que Putnam había debido pasar la noche en el hielo, que ahora se encontraba en ese momento bastante lejos de la orilla. Al día siguiente llegaron noticias desde la orilla sur de la bahía que decían que un nativo había visto a Putnam sobre el hielo a tres millas de la orilla, pero que el hielo fino que se había formado entre la orilla y los témpanos donde se encontraba había impedido a éstos alcanzarle en sus frágiles embarcaciones. 

Pasó otro día y se volvieron a recibir noticias que decían haber visto a Putnam esta vez a 8 millas de la costa. Varios de los supervivientes del Rodgers, junto con dos nativos intentaron esta vez alcanzarle, pero el bote en el que se embarcaron sufrió profundos cortes producidos por el hielo recién formado por el que el agua entraba a raudales y tuvieron que regresar. Fue entonces cuando se desató una feroz tormenta que hizo que se le perdiese de vista, y esta vez sería para siempre. Se formó un equipo que marchó hacia el sur para rastrear la costa al sur de la bahía de St Lawrence, ya que los nativos estaban convencidos de que el hielo  que se había alejado de la costa se volvería tarde o temprano a aproximar a ella por aquella zona. 

Diez días después de la desaparición del joven oficial, el hielo efectivamente volvió a tocar la costa, pero en un estado muy diferente al que tenía cuando había sido arrastrado hacia el interior. No había grandes témpanos, todo el hielo se había roto en pequeños trozos que hicieron sospechar a los rescatadores que no habría posibilidad ninguna de encontrar a Putnam con vida. 

Sin embargo, sorprendentemente, a las dos semanas, aparecieron varios perros en la costa que fueron identificados como pertenecientes al trineo que dirigía el hombre desaparecido. Poco tiempo después, apareció otro perro más, esta vez con un disparo en el cuello que presentaba un estado lamentable, muy delgado y completamente aterido de frío

Es difícil determinar cuanto tiempo sobrevivió Putnam hasta que finalmente sucumbió ahogado, a merced de los elementos o al hambre. Se sabe que durante al menos tres días permaneció con vida sobre el hielo en retirada, ya que hasta ese momento fue avistado desde la costa, pero las tormentas subsiguientes que fracturaron el hielo, y las bajas temperaturas, que oscilaron entre los -28 y los -40 ºC, no ofrecieron un escenario muy favorable para su supervivencia y es probable que el naufrago pereciese poco después de haber sido visto por última vez. Sin embargo,  la aparición del perro con el disparo en el cuello, y el hecho de que solo aparecieran seis de los nueve perros que llevaba, puede ser un indicativo de que Putnam realmente sobrevivió durante bastante más tiempo del que en un principio se pensó. Puede que el oficial se hubiese estado alimentado de al menos esos tres perros durante las dos semanas que transcurrieron hasta que aparecieron sus compañeros de trineo en la costa. Días de prestado que seguramente lo único que consiguieron fue prolongar su sufrimiento inmisericordemente un poco más. 

Es una pena que la Wikipedia solo disponga de unas pocas líneas acerca de la vida de este hombre, por no mencionar cualquier otra referencia en internet hacia él, un explorador cuya carrera como explorador podría haber sido muy diferente si hubiese podido sobrevivir a aquella aventura. Hay numerosos casos en los que el hielo ha devuelto a tierra con vida a aquellos a los que ha arrebatado de forma dramática de la costa, pero, no fue sin embargo éste el caso de Putnam, aunque si el de algunos de sus afortunados perros e incluso el de un par de cazadores chuckches pertenecientes a uno de los poblados donde se alojaban los naufragos del Rodgers. Estos aparecieron en su poblado dos días después de haber desaparecido después de que el "hombre medicina" hubiera comenzado a realizar los rituales funerarios mágicos correspondientes.

Cualquiera que fuera el destino de Charles Flint Putnam, es algo que solo el hielo y la noche ártica conocen,  los únicos testigos de esta casi anónima tragedia.



domingo, 25 de marzo de 2018

LOUIE KAMOOKAK, UNA ANTORCHA EN EL CIELO

No creo que ninguna publicación nacional se vaya a hacer eco de esta mala noticia, al fin y al cabo, la historia del descubrimiento del pasaje del noroeste todavía es una gran desconocida para muchos, así como la expedición pérdida de Franklin lo era hasta que Dan Simmons con su novela, y años después la serie de AMC The Terror, la catapultara al gran público. Por eso me permito el honor de dedicarle unas pocas palabras en mi blog y hacerle, dentro del modesto alcance que pueda tener, un poco más conocido en nuestro país.


Para aquellos que hemos estudiado algo acerca del tema, el nombre de Louie Kamookak ha sido una referencia en todo lo relacionado con ésta expedición. Su papel ha sido fundamental a la hora de localizar los restos del HMS Erebus, encontrados frente a la costa de la peninsula Adelaida en 2014. Pero ese hecho no ha sido más que el resultado de años de dedicación a la investigación de esa expedición y a la tradición oral Inuit. Podéis ver en su pagina web los proyectos en los que estaba involucrado.

Louie vivía por encima del paralelo 68, en el archipielago Canadiense, en la única ciudad existente en la isla del Rey Guillermo, Gjoa Haven, el mismo lugar donde Roald Amundsen invernó durante dos años en 1903 en el transcurso de la primera travesía que se hizo en barco del pasaje del noroeste. Un lugar privilegiado para profundizar en aquello que a Louie le apasionaba, donde habitaba un grupo de Inuit Netsilik al que Amundsen había definido como "el mejor pequeño puerto del mundo" . 

Quizás la mejor manera de homenajear a Louie no sea practicar mi prosa vanagloriando sus logros, que son muchos, sino quizás traduciendo sus propias palabras que dan una imagen fiel acerca de como era este hombre y cuales eran sus pasiones. Palabras que ponen de manifiesto de forma escueta, pero precisa y contundente, su amor por sus propias tradiciones. 

He elegido su intervención pronunciada cuando recibió la medalla Erebus en la sede de la Royal Canadian Geographical Society, un momento sin duda crucial en su carrera:

"Es un honor y estoy agradecido de estar aqui en Toronto. Venir del Ártico y llegar a una gran ciudad como ésta es como un sueño. Justo como el sueño que tuvimos cuando Parks Canada decidió lanzar otra búsqueda basada tanto en el conocimiento Inuit pasado de generación en generación a través de la tradición oral así como en el estado del arte de la tecnología, de resolver uno de los mayores misterios de la humanidad, el paradero de los barcos de Franklin. 
Un sueño que se hizo realidad para todos nosotros cuando se anunció al mundo el hallazgo del Erebus. Habíamos estado trabajando todos juntos para poner todas las piezas del Puzzle en los lugares correctos. Es a causa de esta cooperación, que nuestro sueño se ha realizado finalmente. Cuando se trata de vivir en uno de los lugares mas hostiles del mundo, pienso en mis ancestros que únicamente fueron capaces de sobrevivir trabajando juntos. Me hace feliz ver que en este sentido, estamos siguiendo sus pasos. 
Durante las pasadas tres décadas, mi trabajo ha consistido en recopilar la historia oral de nuestros ancestros, nombres tradicionales de lugares, los nombres de los grupos de Inuit antes de que llegaran los europeos, y estudiar los diarios de la gente que vino a nuestra tierra en búsqueda de la expedición perdida. Este trabajo ha sido mi parte, mi contribución a resolver el puzzle. Desde el primer día, he tenido curiosidad por saber que les habría ocurrido a los barcos. Tenía mis teorías, mis ideas de que les podía haber pasado. De manera que estoy muy feliz de haber sido parte, de saber ahora que iba en la buena dirección. Pero ha sido solo gracias al trabajo duro de Parks Canada que ha sido posible. 
Siempre bromeo acerca de que como de imposible sería que pudiera salir con mi kayak, sumergir la cabeza en el océano y encontrarlos por mi mismo. Por eso ahora estoy un poco sorprendido al saber que estaba equivocado, que el Erebus se encuentra a  solo 10 metros de profundidad...
Gracias a la Royal Canadian Geographical Society por la invitación y por la condecoración a todos los involucrados. Estoy muy agradecido y espero volver para resolver donde está el propio Franklin para traerle a casa."
Efectivamente, como bien expresó Louie, la localización del Erebus, ha sido un ejemplo de como la tradición y la tecnología pueden encontrar relaciones simbioticas que pueden vivir en perfecta harmonia. En la localización del otro barco que formaba parte de la expedición, el HMS Terror, también han tenido un papel fundamental la intervención de los Inuit que habitan el lugar, pero esa es otra historia.

Loiue centraba ahora su actividad en la localización de la tumba de Franklin, otro de los griales  arqueológicos relacionados con la expedición, pero que la enfermedad que sufría y que se lo ha llevado prematuramente, ha impedido que fuera posible. Esperemos que otros como él tomen el testigo y continúen rescatando los tesoros contenidos en la tradición oral Inuit. Joyas que casi 170 años después, todavía afloran de tanto en cuanto allí donde nacen las Auroras Borelaes. Historias que proyectan inesperada luz en la oscuridad y que nos esperan como ollas llenas de oro al pie de un arcoiris a ser descubiertas. Relatos que están aguardando a que alguien como Louie los desentierre y se pueda continuar con el rastro allí por donde él lo ha dejado. 

Quiero pensar, como dice la tradición Inuit, que Louie con su antorcha en la mano ha atravesado el peligroso desfiladero que lleva a los campos donde las almas de los Inuit  juegan con las calaveras de las morsas cuando dejan este mundo. Quiero pensar que la Aurora que Louie ha formado en su viaje en el cielo ha sido una de las más impresionantes que se haya podido ver en años, porque al fin y al cabo Louie, durante su vida y a través de su trabajo, ha despertado y vuelto a hacer oír la voz de muchos de sus ancestros que seguramente le esperaban con sus linternas en los campos de más allá del abismo al final de su camino.

¡Buen viaje, Louie!

"Northern Lights" - an etching/aquatint by Inuit artist Germaine Arnaktauyok, depicts the arsarnerit legend, in which Inuit ancestors play football with a walrus skull



martes, 9 de enero de 2018

LAS TUMBAS OLVIDADAS - SECUESTRO DE INUITS, CAPÍTULO 1

A lo largo de la historia de la exploración polar y la caza de ballenas, los Inuit han sido capturados y alejados de sus lugares de nacimiento por sus lejanos "vecinos" europeos y americanos. Los Balleneros, al igual que expediciones de  exploración polar, secuestraron no solo a cazadores Inuit, sino también a mujeres y niños. A veces apresados intencionadamente por la fuerza y a veces rescatados del mar por razones humanitarias cuando después de haberse alejado de la costa y perdido se encontraban con éstos por casualidad.

Éste, es el primer capítulo de una serie de casos que quiero analizar en mi blog. Quizás, una de las más dramáticas descripciones de tales prácticas que he leído nunca, es la que Nordeskjold hace en su Artículo " Esquimales, antiguos y modernos", que expresa de forma vívida y trágica como se producían este tipo de situaciones a través de un caso particular, sobre el que ya volveré en próximos capítulos. El relato es el siguiente:

  "Sus encuentros siempre terminaban con el asesinato o captura de los pobres nativos, quienes eran apresados para ser mostrados como animales curiosos en Europa. El informe de La Peyere sobre Groenlandia, escrito en 1647, los describe, y cuenta la historia de nueve esquimales que fueron traídos a Dinamarca por diferentes expediciones polares. ¡Pobres esquimales! A menudo miraban hacia el norte, y una vez intentaron escapar en sus embarcaciones, pero una tormenta los arrastró a la costa y algunos campesinos los cogieron y llevaron de vuelta a Copenhagen. Dos de ellos intentaron escapar de nuevo en sus kayaks uno fue capturado y los otros dos que consiguieron escapar murieron ahogados en el mar. El último murió de pena después de su último tercer intento de regresar a Groenlandia en su kayak. se encontraba a treinta o cuarenta millas de la costa cuando fue capturado de nuevo."

Y ésta, desafortunadamente, es una historia que se repite a lo largo del tiempo invariablemente, ya que normalmente no había supervivientes como pronto veremos. Sin llegar al extremo de lo que hemos leído más arriba, los Inuit que llegaban a Europa y no morían intentando escapar, morían como consecuencia de no haberse aclimatado a la insana atmósfera de las ciudades europeas, sus enfermedades, o quizás simplemente, porque no podían soportar la dieta, tan diferente de la suya, que estaban obligados a seguir.

Quizás, uno de los casos mejor documentados, y puede que uno de los primeros, sea el caso de Caligouche (o Kalicho), una mujer llamada Ignorth (o Egnock), y su hijo Nutaaq (o Nutioc), que fueron capturados por Martin Frobisher en 1577. Este hecho ha inspirado algunos artículos y la historia aparece por aquí y por allá por todos lados, por lo que no me entretendré en como sucedieron los hechos en ésta publicación.

Martin Frobisher, marino y pirata del siglo XVI, dirigió tres expediciones al ártico, su primera intención era la de encontrar el mítico pasaje del Noroeste, pero después de tropezarse con la isla de Baffin y con la profunda bahía que actualmente lleva su nombre, se concentró de forma obsesiva en su exploración y en la posibilidad de explotar los tesoros imaginarios que él pensaba que aquel lugar escondía, y se olvidó del pasaje del Noroeste. Fue en el transcurso de aquellas expediciones cuando contactó con las tribus Inuit locales que vivían allí.

Su primer contacto, fue durante la expedición de 1576 a la bahía de Baffin, cuando dentro de la bahía Frobisher, en la isla Burche, encontró algunos Inuit a los que pidieron ayuda para que les guiaran por aquellas extrañas costas. Frobisher envió a cinco hombres para negociar con ellos pero fueron supuestamente tomados como prisioneros. Frobisher apresó a uno de los Inuit a los que inicialmente había pedido ayuda y partió de  regreso a Inglaterra con él y sin sus hombres.

Este hombre fue llevado a Inglaterra y llegó a Lóndres donde apenas tres semanas después de desembarcar murió. Como se dice en el artículo "Los Esquimales de Frobisher en Inglaterra" de un resfriado que pilló en el mar. Fue retratado Post Mortem por Cornelius Ketel (no he podido encontrar este retrato en particular porque es también parte de la colección perdida de cuadros de Ketel). Su cuerpo fue embalsamado, aparentemente con la intención incial de enviarlo de vuelta a su país. También se le hizo supuestamente una máscara funeraria de cera que tampoco se conserva. Sin embargo, su cadáver nunca llegó a la isla de Baffin, sino que fue enterrado en Hart street, Londres, en el cementerio de la iglesia de  St. Olave's, que se encuentra ubicado tras de la siniestra puerta que está macábramente decorada con tres calaveras sonrientes.

Al año siguiente, Frobisher volvió a Frobisher Bay y como resultado de sus enfrentamientos con las tribus de la zona, en parte debidos a su insistencia por recuperar a sus hombres desaparecidos el año anterior, acabó apresando a los Caliguche, Ignorth y Nutaaq. Los tres Inuit fueron retratados de una manera exquisita por varios buenos artistas de la época, como John White y Cornelis Ketel, autor de varias pinturas que mostraban a los tres vestidos con sus originales ropas Inuit, con ropa occidental y también desnudos, aunque al igual que el retrato del primer Inuit secuestrado, ninguna se conserva. Los retratos que si se conservan son los de John White que se encuentran en el British Museum. Son muestras, que casi como fotografías, muestran como vestían y estaban armados los Inuit del siglo XVI de la isla de Baffin

Kalicho, Ignorth and Nutaaq by John White

Por desgracia, los tres cautivos murieron uno a uno por diferentes circunstancias. Caliguche como resultado de las heridas recibidas durante su apresamiento, Ignorth como consecuencia de una enfermedad adquirida en Inglaterra y el bebé Nutaaq, de un año y medio, como resultado de una herida de bala recibida en un brazo también durante su captura. Los dos adultos murieron en Bristol y el bebé en Londres. Se realizó la autopsia de los cuerpos de Caligouche y de Ignorth antes de ser enterrados en la iglesia de St Stephen de Bristol en noviembre de 1577. Nutaaq, el pequeño que murió tiempo después en Londres, de camino hacia un encuentro programado con la reina Isabel que ardía de curiosidad por ver aquella rareza,  fue enterrado en la iglesia de St Olave antes de que tal evento se produjera.

Ésta iglesia en particular, es un superviviente en si misma, una rara antigualla que sobrevivió al gran fuego de 1666 y a los bombardeos de Londres de 1941. Hoy en día, está sitiada por edificios altos y ajetreadas calles. Ahora, ¿Quien sabe que queda del cementerio y si los cuerpos de éste pobre hombre y de Nutaaq están allí todavía y no fueron violentamente exhumados a causa de las bombas alemanas arrojadas durante la segunda guerra mundial?. No hay registro de estos dos enterramientos en la iglesia, ni lápida que indique que sus huesos todavía se hallan allí.

St Olave´s church, London
Sin embargo, hay placas en estas iglesias que hacen honor a gente importante de la época, de hecho, la iglesia de St Olave era en aquellos tiempos un lugar muy honorable donde ser enterrado, a pesar del hecho de que también es el lugar de enterramiento de un personaje ficticio como Mamá pato.

La iglesia de St Stephen de Bristol, que en aquella época estaba muy bien situada a la orilla de un río, también era un lugar de cierta importancia que fue testigo de la partida de muchos barcos mercantes. 

De manera que parece que los Inuit secuestrados, realmente fueron tratados con grandes honores en el momento de su viaje final, algo que subraya el hecho de que, aunque no fueran cristianos, y de forma inusual para aquella época, existiera un registro de los dos enterramientos que se hicieron en la iglesia de StStephen. El registro dice los siguiente:

"Collichang, un hombre pagano (no creyente) enterrado el 8 de noviembre. Egnock, una mujer pagana (no creyente) enterrada el 13 de noviembre".

En la iglesia de St Stephen también hay una lápida que marca el lugar de enterramiento.  La lápida dice lo siguiente

"Where rest ...two In... (inuit? Indians? Inuk?) kidnapped from Baffin Island (?)"


"Donde descansan ...dos ..In... (Inuit, Indios, Inuk?) secuestrados en la isla de Baffin (?)"

http://www.drawingexchange.org/the-graveyard-tours/graveyard-exchanges/

Es dificil conseguir una lectura clara de lo que está grabado en esa lápida, pero al menos podemos ver claramente la palabra "secuestrados" en ella, lo cual, parece pagar de alguna manera la deuda. Al menos, figura como un último tributo a estas dos personas, como una especie de reconocimiento que  quiso mostrar a cualquier visitante casual que los hechos que los trajeron a Inglaterra y a tan prematura muerte, no fueron gestos nobles en absoluto. Por otro lado, si la lápida es contemporánea de los enterramientos, la palabra Inuit o Inuk, la cual he creído leer sería anacrónica, ya que ese término no se empezó a usar para refirerse a los nativos de Groenlandia y del norte de América hasta mucho tiempo después. Quizás algún alma generosa decidió colocar esta lápida mucho mas tarde, o quizás, dado que el lugar de donde proviene, es una página web de artistas, no sea más que el producto de la imaginación de alguno de ellos. En cualquier caso, me encantaría que alguien que viviese por las cercanías de Bristol pueda enviarme una mejor imagen de esa lápida si es que existe.

Pero no hay todavía lápidas o placas en StOlave, al menos no que yo conozca ni haya encontrado en Internet. En el artículo "Los esquimales de Frobisher", referenciado más abajo, la decisión de enterrar al niño y al primer hombre secuestrado se puede encontrar en el siguiente pasaje:

"Fue elegida para los esquimales porque está dedicada al Noruego Olaf Haraldsson, quien fue convertido al Cristianismo en el siglo XI, ¿se pensó que era adecuado para albergar los paganos huesos árticos? La cuestión es intrigante"

Por alguna razón, hoy en día, no encontramos ninguna simple mención a estas tres pobres almas en casi ninguna referencia que encontramos en Internet de ambas iglesias, StStephen en Bristol y StOlave en Londres. No hay memoriales, placas ni nada que de forma sustancial muestre que se cometió una injusticia y que las silenciosas víctimas de ella, aún yacen ahí.

Quizás, la razón simplemente recae en el hecho de que ha pasado demasiado tiempo  desde que ocurrió todo y desde que fueron enterrados allí, o peor, puede que ahora a nadie le importe. Quizás solo han sido olvidados y el último reducto que llama nuestra atención sobre sus respectivos lugares de descanso es el link que nos conduce a la lápida que (si no es una ficción) se haya en StStephen, y también en aquellos artículos que hablan de la loca cruzada de Frobisher en pos de su Dorado imaginario, donde ocasionalmente se mencionan sus tumbas.

Puede que Caliguche, Ignorth y Nutaaq, y aquel otro pobre hombre cuyo nombre no se ha conservado, no sean recordados de forma apropiada en sus actuales lugares de enterramiento, pero mientras y en su lugar, hasta que se haga algo para remediar esta situación, les rendiré homenaje en mi mapa de localización de monumentos polares ubicando el lugar donde ahora se encuentran, con la esperanza de que algún ocasional visitante a este inventario, visite alguna vez respetuosamente estas iglesias para pensar en ellos, y quien sabe, quizás también para localizar exactamente sus tumbas y marcarlas como realmente se merecen.

Referencias: 

Frobisher Eskimos in england
The death of an Inuit man in England 
A chronological outline history of Bristol
A collection of documents of Spitzbergen and Greenland
Bristol Polar Adventures

Roanoke: Solving the Mystery of the Lost Colony