KABLOONAS

KABLOONAS
Burial of John Franklin. Author: me

KABLOONAS

Kabloonas is the way in which the Inuit who live in the north part of Canada call those who haven´t their same ascendency.

The first time i read this word was in the book "Fatal Passage" by Ken McGoogan, when, as the result of the conversations between John Rae and some inuit, and trying to find any evidence of the ill-fated Sir John Franklin Expedition, some of then mentioned that they watched how some kabloonas walked to die in the proximities of the river Great Fish.

I wish to publish this blog to order and share all those anecdotes that I´ve been finding in the arctic literature about arctic expeditions. My interest began more than 15 years ago reading a little book of my brother about north and south pole expeditions. I began reading almost all the bibliography about Antarctic expeditions and the superknown expeditions of Scott, Amundsen, Shackleton, etc. After I was captured by the Nansen, Nobile and Engineer Andree. But the most disturbing thing in that little book, full of pictures, was the two pages dedicated to the last Franklin expedition of the S.XIX, on that moment I thought that given the time on which this and others expeditions happened, few or any additional information could be obtained about it. I couldn´t imagine that after those two pages It would be a huge iceberg full of stories, unresolved misteries, anecdotes, etc. I believe that this iceberg, on the contrary than others, would continue growing instead melting.



miércoles, 25 de septiembre de 2019

FRANKLIN EXPEDITION LIBRARY

There is an interesting aspect of the Polar expeditions data base on which I am working on which consists on identifying all the books published related with all of them. 

The data base is not finished and may not be finished ever (I have 363 expeditions registered so far), but in the meantime and in honour of all of the members of the Remembering the Franklin expedition Facebook group, I have compiled all the books related specificaly with the Franklin expedition, fiction or not and also old and new. I don´t think any other expedition could reach the number of books of this list which overcome the 100´s, not even Scott vs Amundsen expeditions of 1911. So please, my beloved Franklinites, be prudent and think it twice before going for all of them!


I have to give a huge THANKS to the polar researcher Alison Fairchild who has kindly forwarded me an impressive list of polar books from which I could rescue many essential titles which I had omitted.

I have omitted those which tell the stories of the subsequent searching expeditions. Those are linked to their own ones,  but  I have included those books which give a broad picture about the whole history related with the discovery of the Northwest passage and also Sir John Franklin biographies.

There must be many more books out there, and in time the list will be more exhaustive than it is right now so ... don´t blame me please if any of your favourite ones is not among them, just warn me!!... and don´t doubt on telling me if there is any mistake or any duplicate, I am open to corrections and suggestions too.

Of course, you can check that the ESSENTIAL FRANKLIN BOOKSHELF, proposed by Russell Potter some years ago, is properly represented in the list below. 

While looking for them I have found some whoich are completely new to me, and also others with titles so astonishing like this one: 

"Euthanasia: a poem in four cantos of Spenserian metre on the discovery of the North-west Passage "

I hope you will enjoy the list and please, don´t forget to tell me which ones I have forgotten.

BOOK TITLE
AUTHOR YEAR
Neptune's heroes; or, The sea-kings of England, from Sir John Howkins to Sir John Franklin Adams, W. H. Davenport 1861
Crystal Vision Alan M Young
Life of Sir John Franklin and the North-west Passage (1891) Albert Hastings Markham 1891
The Ambitions of Jane Franklin: Victorian Lady Adventurer Alison Alexander 2016
Franklin: Tragic Hero of Polar Navigation Andrew D. Lambert 2010
The Gates of Hell: Sir John Franklin’s Tragic Quest for the North-West Passage Andrew Lambert
The Man Who Ate His Boots: Sir John Franklin and the Tragic History of the Northwest Passage Anthony Brandt 2011
Sir John Franklin: Expeditions to Destiny Anthony Dalton 2012
Sir John Franklin: The Man Who Ate Is Own Boots (Who Was.?) Beardsley, Martyn 2005
Deadly Winter: The Life of Sir John Franklin Beardsley, Martyn 2002
Sir John Franklin Beesly, A. H. 1881
Sir John Franklin Brandes, Karl 1854
The Ice Passage: A True Story of Ambition, Disaster, and Endurance in the Arctic Wilderness Brian Payton 2010
Euthanasia: a poem in four cantos of Spenserian metre on the discovery of the North-west Passage by Sir John Franklin Brodie, E. H. (Erasmus Henry) 1866
A sequel to the North-west passage and the plans for the search for Sir John Franklin a review Brown, John 1860
The Emigrant's Farewell Browne, Liam 2007
Weird And Tragic Shores C.C. Loomis 2000
North-West by South. A novel Cato, Nancy 1980
Tracing the Connected Narrative: Arctic Exploration in British Print Culture 1818-1860 Cavell, Janice
Weird and Tragic shores C.C. Loomis
Captain John Franklin and Sir Ernest Shackleton: The History of Britain's Most Famous Polar Explorers and Their Expeditions Charles River Editors 2018
Captain John Franklin's Lost Expedition: The History of the British Explorer's Arctic Voyage in Search of the Northwest Passage Charles River Editors 2016
Mr Barrow of the Admiralty Christopher Lloyd 1970
Franklin's footsteps Clements Robert Markham
Epitome of spirit-intercourse a condensed view of spiritualism, in its scriptural, historical, actual and scientific aspects;.. Manifestations in Nova Scotia; important communications from the spirits of Sir John Franklin Cridge, Alfred. 1854
The Terror Dan Simmons
Unravelling the Franklin Mystery Dave Woodman
Strangers among us Dave Woodman
On the Proper Use of Stars Dominique Fortier 2011
 Encounters on the Passage: The Inuit Meet the Explorers Dorothy Eber
Lady Franklin of Russell Square Erika Behrisch Elce
Narrative of the Expedition in Search of Sir John Franklin and His Party F. Leopold M'Clintock 1859
Les successeurs de Sir John Franklin scènes et tableaux des mers arctiques Feuilleret, Henri, 1880
Schwatka's search; sledging in the Arctic in quest of the
 The discovery of Sir John Franklin, and other poems
Frederick Schwtcka
Franklin, Happy Voyager. Being the life and death of Sir John Franklin G. F. Lamb, John Franklin 1956
Franklin’s Lost Ship: the Historical Discovery of HMS Erebus Geiger, John and Mitchell, Alanna
Arctic Labyrinth Glyn Williams
Life with the Esquimaux: the narrative of Captain Charles Francis Hall Hall, Charles Francis
The Navy the Company and Richard King Hugh N. Wallace
Sir John Franklin’s Erebus and Terror Expedition: Lost and Found Hutchinson, Gillian
Sir John Franklin the discovery of his fate - Forty years silence now made public J. Henry Skewes 1889
Across the top of the world James Delgado
Across the top of the world James P. Delgado
As Affecting the Fate of My Absent Husband: Selected Letters of Lady Franklin Concerning the Search for the Lost Franklin Expedition  Jane Griffin
The Franklin COnspiracy

White Horizon: The Arctic in the 19th Century British Imagination
Jeffrey Blair Latt
Jen Hill
The Melancholy Fate of Sir John Franklin and His Party, as Disclosed in Dr. Raes Report; Together with the Despatches and Letters of Captain m'Clure, and Other Officers Employed in the Arctic Expeditions John Rae, Robert M'Clure
The melancholy fate of Sir John Franklin and his party, as disclosed in Dr. Rae"s report; together with the despatches and letters of Captain M'Clure, and other officers employed in the Arctic expeditions John Rae/Robert McLure 1854
Trapped John Roobol 2019
Franklin's Fate: an investigation into what happened to the lost 1845 expedition of Sir John Franklin John Roobol
Rear Admiral Sir John Franklin a narrative of the circumstances and causes which led to the failure of the searching expeditions sent by government and others for the rescue of Sir John Franklin John Ross 1855
North with Franklin John Wilson
Graves of ice the lost Franklin expedition
Death in the Ice: The Shocking Story of Franklin's Final Expedition
John Wilson
Karen Ryan
2018
Lament the night Kassandra Alvarado
White passage Kassandra Alvarado
Zombies: The Fall of london Kassandra Alvarado
Fatal Passage Ken McGoogan 2002
Dead Reckoning Ken McGoogan
Dead Reckoning Ken McGoogan
Lady Franklin’s Revenge Ken McGoogan
Overland to Starvation Cove With the Inuit in Search of Franklin 1878-1880 Klutschak, Heinrich
Sir John Franklin: The Search for the Northwest Passage Knudsen, Anders 2007
Notice biographique sur l'amiral Sir John Franklin, correspondant de la Société de géographie La Roquette, Jean Bernard Marie Alexandre Dezos de
The Gates of Hell: Sir John Franklin's Tragic Quest for the North West Passage Lambert, Andrew 2009
Adventure to the polar sea,: The story of Sir John Franklin Lambert, Richard Stanton
Poems and Songs; with Lectures on the Genius and Works of Burns, and the Rev, George Gilfillan and Letter on Sir John Franklin and the Arctic Regions LIVINGSTON, PETER 1863
Life of Sir John Franklin and the North-West Passage Markham, Albert Hastings 1891
The Spectral Arctic: A History of Dreams and Ghosts in Polar Exploration McCorristine, Shane
Erebus Michael Palin
Heroes of Discovery Livingstone, Park, Franklin, Cook, Magellan Mossman, Samuel
ARCTIC SOLITUDES Mountevans, Admiral Lord. 1953
Arctic heroes: facts and incidents of Arctic explorations from the earliest voyages to the discovery of the fate of Sir John Franklin Mudge, Z[achariah] 1875
The Search for Franklin; Neatby, Leslie H.
The career, last voyage, and fate of Captain Sir John Franklin Osborn, Sherard, 1822-1875 1860
A POEM UPON THE LIFE AND CHARACTER OF SIR JOHN FRANKLIN OWEN A VIDAL 1860
Frozen in time Owen Beattie, John Geiger 1984
Frozen in Time: The Fate of the Franklin Expedition Owen Beattie, John Geiger 1984
Reflections on the mysterious fate of Sir John Franklin Parsons, James, 1857
Ice Ghosts: The Epic Hunt for the Lost Franklin Expedition Paul Watson 2018
Arctic Grail Pierre Berton
Sir John Franklin's Last Arctic Expedition (Search for Sir John Franklin) Richard Cyriax 1939
Wanting Richard Flanagan 2016
Lost! The Franklin Expedition and the Fate of Captain F.R.M. Crozier and the Crews of H.M.S. Erebus and Terror in 1848-1849 Richard Galaburri
The Franklin Expedition from First to Last Richard King
The Fate of Franklin Roderick Owen
Hunters on the Track Ross, Gillies W
Finding Frankllin Russell Potter 2016
Arctic spectacles Russell Potter
The Search for the North-West Passage Savours, Anne
Ice Blink: The Tragic Fate of Sir John Franklin's Lost Polar Expedition Scott Cookman 2000
The Beautiful Lie Sheenagh Pugh 2003
A narrative of Arctic discovery, from the earliest period to the present time with the details of the measures adopted by Her Majesty's government for the relief of the expedition under Sir John Franklin Shillinglaw, John J. 1850
Sir John Franklin and the Arctic regions: a narrative, showing the progress of British enterprise for the discovery of the north-west passage duing the nineteenth century Simmonds, P. L. 1853
Sir John Franklin Sir Henry Elliot
Sir John Franklin the true secret of the discovery of his fate : a "revelation" : "a little child shall lead them" Skewes, J. Henry 1889
The town of Sir John Franklin : a history of Spilsby in Lincolnshire, with notes on Eresby and other places connected therewith Smith, Harry Cotton 1892
Captain Francis Crozier: Last Man Standing? Smith, Michael
The Discovery Of Slowness Sten Nadolny 2019
The Relief of the Franklin Expedition: What Has Been Done and What May Yet Be Done Stuart, John
Thompson, George Malcolm The North-West Passage
The Life of Sir John Franklin RN Traill, Henry Duff
The discovery of Sir John Franklin, and other poems Turner, J. A 1858
Relics of the Franklin Expedition Walpole, Garth and Potter, Russell
Ice Ghosts: The Epic Hunt for the Lost Franklin Expedition Watson, Paul
Franklin and McClintock: Poems WEST, David S. 1977
The frozen Deep Wilkie Collins
James Fitzjames: The Mistery man of the Franklin expedition William Battersby
The Franklin Expedition: Or Considerations on Measures for the Discovery and Relief of Our Absent Adventurers in the Arctic Regions William Scoresby 1850
The Man Who Ate His Boots: Remarkable Story of Sir John Franklin,1786-1847 Wilson, Catherine M. 1994
Boundless: Adventures in the Northwest Passage Winter, Kathleen
Thirty Years in the Arctic Regions: The Narrative of a Polar Explorer (Paperback)
Great Explorers: Marco Polo, Ferdinand Magellan, Mungo Park, Sir John Franklin, David Livingstone, Christopher Columbus, etc.

sábado, 7 de septiembre de 2019

ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE...POLAR

Ayer preguntaba Miguel Angel Quereda, un entusiasta y amante de la historia de las expediciones polares como yo, acerca del nombre del globo con el que Salomon Andree trató de alcanzar el polo Norte durante sus expediciones de 1896 y 1897 fué bautizado. Al parecer, en algún lugar se decía que el aerostato podía haberse llamado como el barco de Nansen, el Fram.

En realidad el verdadero nombre con el que se bautizó a la aeronave era "El Águila", "Ornen" en Sueco. No tengo claro el origen de este nombre, puede que fuera porque el aguila real habita la Laponia Sueca, o porque fue parte de su escudo real en algún momento de la historia, pero aunque su nombre no coincidía con el de su homólogo marítimo, el Fram hace su aparición en escena en la historia de la expedición de Andrée como uno de esas coincidencias que parecen solo ocurrir en las películas de aventuras.

Gracias a Miguel y también porque precisamente ahora, Borge Ousland y Mike Horn se encuentran embarcados en el Pangea navegando hacia el norte pasado el estrecho de Bering con intención de protagonizar una hazaña similar a la de Nansen,, se me ha ocurrido hacer una breve reflexión acerca de este hecho. Borge y Mike se encuentran en estos mismos momentos tratando de alcanzar la máxima latitud norte posible antes de desembarcar para comenzar su temerario intento de cruzar el polo Norte al final del verano ártico. El Pangea tendrá que volver posteriormente a recogerlos precisamente en el archipiélago de Svalbard (o Spitzbergen, como se denominaba antaño), donde Salomon Andree se encontraba 123 años antes preparando su vuelo, después de una durísima travesía que se supone durará más de dos meses.

José Mijares, uno de nuestros paisanos expedicionarios afincado en las vecindades del Cabo Norte, nos está manteniendo puntualmente informados a todos los enamorados de las regiones en el grupo de Facebook "Del Artíco al Antártico" acerca de sus avances. A algunos no nos cabe el corazón ya en el pecho esperando los siguientes acontecimientos...



En el libro "El globo de Andrée", he encontrado la descripción de aquel histórico encuentro al que me refería anteriormente. A mediados de Agosto de 1896, mientras el equipo de tierra de la expedición de Salomon estaba inflando el globo en el hangar que habían construido al norte de Svalbard, apareció en el horizonte un buque de tres mástiles que procedía del norte. Nada sorprendente en principio sino fuera porque al norte de Svalbard, a poca distancia de sus costas, comienza la banquisa helada, el casquete polar. Un mar helado infranqueable en aquel entonces que cubre el extremo septentrional del planeta y que rodea al Polo norte, lo defiende de su asalto por los humanos como una inexpugnable fortaleza y que por aquel entonces todavía no había sido vencida.

Allí, virtualmente a las puertas del fin del mundo, se generó inmediatamente una gran excitación que se extendió como pólvora ardiendo tanto en el hangar en tierra donde se alojaba el aerostato como por el Virgo, el barco de apoyo que acompañaba y aprovisionaba a la expedición.

¿Que pintaba en aquellas latitudes un barco cuando esa región solo era visitada por balleneros y turistas? Aquel misterioso navío se detuvo e izó la bandera noruega en el palo mayor. Un grito se alzó en el aire procedente de los corazones de todos aquellos que lo presenciaron. Los que habían visto alguna vez alguna foto suya lo reconocieron al instante por su peculiar forma, era el Fram.

De repente, un grito rompió la quietud de aquella plácida atmósfera ártica.

"¡Es Nansen! ¡Nansen ha regresado del Polo Norte!"

Enseguida, Andree y sus compañeros exploradores se acercaron al barco y vitorearon a los marineros del Fram cuando se encontraban a tiro de piedra de ellos, pero el rostro de estos, sin embargo, estaba dominado por la pena. Nansen no estaba con ellos. Solo hacía un día que el Fram había sido liberado del hielo unas millas al norte, a una latitud de 81º. El mar helado había transportado miles de kilómetros sobre su superficie a aquellos hombres a bordo de su formidable nave durante tres años y dos meses. Hasta entonces no se había tenido noticias de ellas, algunos incluso los daban ya por perdidos.

El capitán Sverdrup que comandaba el Fram y la tripulación se encontraba a salvo, la banquisa les había perdonado la vida, pero Nansen no se encontraba a bordo, había abandonado el barco el 14 de marzo del año anterior, 1895, a una latitud de 84 º junto a su compañero el joven teniente Johansen con 28 perros, trineos y provisiones para cuatro meses para intentar alcanzar el Polo Norte andando.
El Fram en Tromso
Después de su visita, Andrée invitó al capitán y a parte de la tripulación del Fram a visitar sus instalaciones en tierra. Es fácil imaginar su cara de asombro cuando vieron el espectacular despliegue que Salomon Andree tenía montado en aquel remoto lugar. Como algún testigo diría en uno de los libros acerca de la expedición:

"Es un placer ver a estos hombres tan contentos de encontrarse entre hermanos de armas (Brothers in arms) y compañeros de peligro." .



Después vinieron los brindis y más vítores. Aquellos bravos hombres habían llevado la bandera noruega a los 86 º de latitud batiendo todos los records existentes y, aunque todavía no se tenían noticias de Nansen, era posible que éste y Johansen la pudieran haber plantado en el mismísimo Polo Norte deteniendo en seco la loca carrera en la que tantas naciones se habían embarcado. Andrée, el competidor sueco que había planeado aquel loco intento de alcanzar el Polo en globo, le dio al capitán Sverdrup una misteriosa carta con la inscripción "El Polo Norte" para Nansen, cuyo contenido supongo que consistía en una cortés felicitación en caso de que el explorador hubiera logrado su objetivo.

Era el verano del año 1896 y Andrée se tuvo que retirar porque no se levantaron los vientos del sur propicios que tendrían que haberle llevado al Polo Norte. Resignado, tuvo que desinflar la enorme esfera y emprender el regreso para volver a intentarlo el verano siguiente. Nansen, entretanto, había regresado de su odisea polar también sano y salvo, pero no había alcanzado el Polo. Apareció junto a su compañero poco tiempo después que el Fram protagonizando otro sorprendente e inesperado en encuentro con el explorador Británico Jackson en la Tierra de Francisco José. Por lo tanto Andrée tenía todavía la oportunidad de ser el primero en lograrlo, todo el mundo estaba pendiente de él. Nansen y Andrée tuvieron la oportunidad de encontrarse en Tromso como si se estuvieran pasando el relevo para el siguiente intento.

Aquel segundo verano (año 1897), desafortunadamente para Andrée, si que soplaron los vientos que tanto necesitaba y que al parecer eran bastante raros en aquella región. El Ornen alzó el vuelo orgulloso entre gritos de alegría y una inmensa expectación ¿Sería Andrée, cabalgando en su águila, el primero en alcanzar el polo Norte?,

El Ornen se elevó, las cuerdas que le unían a tierra se cortaron, como se corta un cordón umbilical entre un bebé y su madre, y desapareció en el frío aire de las islas Spitzbergen en pos de su ansiado Grial. No se tendrían noticias de su paradero hasta 33 años después cuando los cuerpos de los tres exploradores aparecieron en la isla de Kvitoya, o isla blanca, que pasa casi desapercibida en aquel desierto helado y que se encuentra a unos 400 km al este de donde partió su globo.


Junto a sus cuerpos, apareció un conjunto de fotografías y sus diarios, documentos congelados que esperaron pacientemente durante todo ese tiempo para poder aportar algo de información acerca de lo sucedido. SIn embargo, los últimos días de los tres exploradores quedan encerrados en un misterio que a día de hoy no es otra cosa que materia de especulación.


Volviendo a nuestra era, no cabe esperar que Borge y Mike protagonicen un fortuito encuentro similar al de Nansen y Jackson, entendemos que los medios de hoy en día, teléfono satélite, GPSs, etc, harán que el encuentro entre el Pangea, o quien sea el que les recoja del hielo o el mar en las proximidades de la Tierra de Francisco José sea programado. Pero, como José Mijares nos ha advertido, la época del año en la que se están aventurando, la prácticamente nula posibilidad de rescate y el incierto espesor del hielo por el que tendrán que transitar, hace que para aquellos que estamos siguiendo el devenir de esta expedición, no nos llegue el cuello a la camisa a causa de la preocupación acerca de su seguridad de una forma muy similar a como el mundo vivió hace más de un siglo el transcurso de las expediciones de Nansen y Andrée.

martes, 3 de septiembre de 2019

LO QUE EL TERROR ESCONDE

Mientras escribo estas líneas los buceadores de Parks Canada y la población local Inuit de la isla del rey Guillermo, se encuentran en el mismísimo corazón del Ártico Canadiense a bordo del buque de investigación "David Thompson" asediando los restos del HMS Terror. El Terror era el buque consorte y gemelo del HMS Erebus que Sir John Franklin capitaneó en su intento por lograr descubrir el tan ansiado y elusivo paso del Noroeste. 

Como sin duda muchos sabéis a estas alturas, los dos barcos desaparecieron sin dejar rastro en el año 1845 y, a pesar de que numerosos restos dejados por las tripulaciones en su intento de escapar de las garras de aquellas inhóspitas tierras han sido encontrados desde entonces, no ha sido hasta tiempos muy recientes que ambos buques naufragados han sido hallados.

Hace muy pocos días, Parks Canada publicaba en su web un vídeo que ya ha dado la vuelta al mundo. Se trata de siete excepcionales minutos que muestran el increíble estado de conservación en el que se encuentra el HMS Terror. Por desgracia el HMS Erebus se halla en un estado mucho más deplorable aunque también está siendo investigado. 


Esta es la primera vez que la organización gubernamental Canadiense publica un vídeo tan bien estructurado con imágenes espectaculares del interior del buque. El hecho de que el vídeo esté atrayendo la atención de todo el mundo no se debe solo al hecho de que pertenezca a la expedición de Franklin, que ya de por sí es un hecho histórico, sino a que es la primera vez que se encuentra un barco de esta época en tal fantástico estado de conservación.

La comunidad "Franklinita" de individuos enganchados a esta historia, como algunos nos llaman o nos llamamos a nosotros mismos, ha analizado cada fotograma de este corto vídeo tratando de identificar todos y cada uno de los objetos que aparecen en ellos. A veces el resultado de estos análisis ha sido mera especulación que seguramente se aleje infinito de la realidad, pero en otros casos se ha podido determinar que objetos aparecen en escena. 

Los investigadores han utilizado Drones submarinos que han recorrido la cubierta y los laterales del barco, se han introducido también por las compuertas que se encuentran abiertas y por la ventana rota de la cabina del capitán, Francis Moira Crozier. 

Las imágenes nos transportan en el tiempo primero mostrándonos el excepcionalmente bien conservado bauprés, el doble timón y un bote que en su momento estuvo colgado de sus correspondientes anclajes y que ahora yace junto al casco del Terror. La narradora del video lo describe de esta manera:

"Los restos del HMS Terror yacen majestuosamente al fondo del mar. La proa del naufragio es particularmente espectacular, cortando las aguas túrbidas Estas imagenes sirven de confirmación de que el Terror se ha conservado muy bien por las frias aguas de la bahía del Terror y por capas de sedimento protector. El timón permanece erguido después de haber soportado el paso del tiempo.
Un pequeño bote que originalmente había colgado de los pescantes descansa ahora al lado del barco. "

Posteriormente, el dron, se introduce por debajo de la cubierta principal por la parte de proa para investigar las zonas comunes donde los marineros comían, se reunían y dormían y se dirige más tarde hacia la popa paseándose por el pasillo que da paso a los camarotes de los oficiales, en uno de los cuales se adentra para explorar su interior. Como la narradora dice:

"En dirección a la popa un largo corredor se dirige a la oscuridad revelado las puertas abiertas de los camarotes individuales de los oficiales"

"Cada cabina es un mundo personal ahora congelado en el tiempo."

Camastros, platos de porcelana perfectamente colocados en sus estanterías, cajones, platos de madera, un trípode seguramente parte de algún instrumento científico, dos escopetas colgadas de la pared, botellas de cristal, cajas para rifles, una taza de cobre seguramente para medir la cantidad de ron a verter a la hora de preparar el Grog, etc. asombran al espectador porque, como muchos han comentado, parece imposible que tales objetos puedan encontrarse plácidamente ubicados en sus correspondientes emplazamientos como si nada hubiera pasado.

"Dos armas de fuego cuelgan todavía de la pared, prisioneras del óxido formado durante décadas"

El vídeo termina con una corta visita a la cabina del capitán, donde una mesa y una silla parcialmente enterrada en más de medio metro de sedimentos, parece invitarnos a sentarnos a consultar un mapa que posiblemente se encuentre sobre ella. El dormitorio del capitán, anejo a la cabina principal, sin embargo, se encuentra misteriosamente cerrado. ¿Que albergará en su interior? 

Los testimonios Inuit hablan de que alguno de los barcos albergaba el cadáver de un hombre, tan grande que varios nativos no pudieron levantarlo, un hombre con dientes largos, extraordinariamente largos. Hay testimonios que lo sitúan en el suelo y otros que lo emplazan en uno de los camastros. También es posible que se hable de dos cadáveres distintos en distintos barcos o encontrados en diferentes ocasiones. ¿Es posible que ese cuerpo del que hablaban aquellos que visitaron los buques antes de que se hundieran esté alojado dentro de este habitáculo?

Especulaciones de todo tipo circulan entre expertos y amateurs, algunas sorprendentes y más generosas imaginan a un capitán encerrado voluntariamente en su cabina, donde se cree que pudo perecer derrotado por la falta de alimentos, exposición al frío y al escorbuto. Hay quien como yo, opina que pudo ser encerrado forzosamente durante el estallido de un motín y enviado a pique con el barco que capitaneaba. El misterio está servido y las pruebas dan lugar a todo tipo de interpretaciones y conjeturas creativas. Con el tiempo, el dormitorio se abrirá y sabremos que esconde su interior. 

Todavía no se tiene una idea clara de si el barco llegó sin tripulación hasta donde ha sido encontrado, la bahía del Terror, arrastrado por el hielo a la deriva, por las corrientes marinas o si por el contrario fue reocupado después de su inicial abandono para ser dirigido al lugar donde ha sido encontrado hundido. El estado del interior y algunos otros indicios apuntan a que fue desalojado en orden y que las compuertas fueron convenientemente cerradas tal y como se hacía en esas situaciones.  Existen precedentes de abandono de barcos en similares circunstancias y el protocolo parece haberse seguido también en esta situación. Sin embargo, el barco no parece haber estado anclado donde se ha encontrado, no hay anclas ni de fondo ni para el hielo dispuestas para fondear e invernar. La hélice con la que dotaron al barco (*) está en posición, lo cual parece también incongruente con el hecho de que el barco se encontrara atrapado por el hielo cuando se hundió, ya que la hélice disponía de un sistema que  permitía izarla en caso de posibles daños por atrapamiento por hielo.  ¿Llevaron algunos marineros supervivientes el barco a la bahía que lleva su nombre (**)?. Esta es una incógnita que seguramente el trabajo arqueológico que se está llevando a cabo pueda resolverse durante esta misma temporada. 
* Los barcos fueron dotados de máquinas locomotoras de vapor y de un sistema de propulsión a hélice, algo que nunca se había probado en aguas polares. El nuevo sistema, incluía un sistema de izado de la hélice que permitía alzarla e impedir que los hielos que circundaran el barco pudieran dañarla.
**Es curioso que el nombre de la bahía fue puesto muchos años antes de que el barco fuera descubierto.




La rotura del cristal de la cabina, aunque se pensó en un primer momento que  perjudicaría el estado del interior de la misma, ha resultado sin embargo ser una bendición que ha permitido que los sedimentos se hayan depositado creando una atmósfera anaerobia que es posible, esté protegiendo los documentos que puedan encontrarse enterrados en ella. 

La narradora, nos deja atónitos al comentar lo siguiente:

"Dentro de la cabina, hay una mesa de trabajo que domina el centro de la habitación con cajones sellados que muy probablemente contienen información esencial acerca de la expedición de Franklin."

"Estas imágenes confirman la posibilidad de que encontrar documentos escritos no es solamente real sino que además es posible que se puedan encontrar una gran cantidad de estos."

En fin, os podéis imaginar que desde que se ha publicado este vídeo el corazón no me cabe en el pecho, pero es necesario tener paciencia. Las ventanas de tiempo durante las cuales se puede realizar una exploración efectiva de los naufragios son extremadamente cortas, con suerte se dispone de tres semanas o un mes para realizar los trabajos necesarios. El trabajo que acaba de comenzar durará años, pero con total seguridad en el transcurso de todos ellos, Parks Canada nos sorprenderá con impresionantes descubrimientos que nos dejarán sin respiración.